Técnicas de calentamiento podrían mejorar el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos) han descubierto que usar previamente técnicas de calentamiento con el medicamento puede mejorar el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

La investigadora Jinglin Huang sugiere que el problema reside en la mezcla ineficiente de fluidos del medicamento inyectado y el humor vítreo del interior del ojo.

Huang presentó los efectos de su enfoque de mezcla de fluidos inducida térmicamente para tratar la DMAE durante una sesión en la 72ª Reunión Anual de la División de Dinámica de Fluidos de la American Physical Society, que se celebra en Seattle (Estados Unidos).

La DMAE generalmente comienza como DMAE seca, trastorno en el cual la mácula, la parte central de la retina, responsable de enviar información sobre la luz enfocada al cerebro para crear una imagen detallada, se adelgaza con la edad. Es muy común y no es tratable, pero puede evolucionar a DMAE húmeda, que es más probable que provoque pérdida de visión.

En la DMAE húmeda crecen vasos sanguíneos anormales en la retina, con fugas de líquidos debajo de la mácula. En el caso de la DMAE húmeda, las inyecciones de anti-factor de crecimiento endotelial vascular en el ojo pueden ayudar a controlar el trastorno.

Huang explica que el medicamento no se mezcla de manera eficiente con el humor vítreo, que tiene textura parecida al gel, pero aplicar calor a la mezcla puede resolver este problema.

"Debido a que la mezcla introducida térmicamente en la cámara vítrea puede promover la formación de una estructura de flujo de circulación, esto puede servir al proceso de administración de fármacos -explica Huang-. Dado que la vida media del fármaco es limitada, este enfoque de mezcla inducido térmicamente asegura que más fármaco de alta potencia pueda alcanzar el tejido".

Para aplicar la técnica de mezcla inducida térmicamente, no se necesitan cambios en el procedimiento de inyección. Un paso de calentamiento adicional después de la inyección es todo lo que se requiere. "Potencialmente puede reducir la cantidad de fármaco inyectado en el vítreo -añade Huang-. Definitivamente es fácil de implementar".

El equipo de investigadores espera que este trabajo inspire a los oftalmólogos a desarrollar mejores técnicas de tratamiento y mejorar las experiencias de los pacientes.