Sobetirome, una nueva sustancia que estimula la reparación de la vaina de mielina (JCI Insight)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón (Estados Unidos) han desarrollado una sustancia que estimula la reparación de la vaina de mielina que protege las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal.

El descubrimiento, publicado en JCI Insight, utilizó ratones genéticamente diseñados para imitar la esclerosis múltiple. En esta enfermedad la vaina que cubre las fibras nerviosas en el cerebro y la médula espinal se daña, lo que reduce o impide que las señales eléctricas lleguen a los ojos, los músculos y otras partes del cuerpo.

“No hay medicamentos disponibles en la actualidad que vuelvan a mielinizar los axones desmielinizados y las fibras nerviosas, y el nuestro hace eso", destaca el autor principal Tom Scanlan.

El coautor Dennis Bourdette, comenta que pasarán algunos años antes de que el compuesto avance a la etapa de desarrollo clínico. "Podría tener un impacto significativo en los pacientes debilitados por la esclerosis múltiple", subraya.

El descubrimiento, si se demuestra finalmente en ensayos clínicos con personas, parece lograr dos objetivos importantes. Por un lado, la reparación de mielina con efectos secundarios mínimos. El estudio demostró que el compuesto, conocido como sobetirome, promueve la remilenación sin los efectos secundarios graves de la terapia con hormonas tiroideas, que no se han ensayado en personas debido a que la exposición elevada crónica daña el corazón, los huesos y el músculo esquelético.

Por otro lado, los autores destacano la entrega eficiente. Los autores desarrollaron un nuevo derivado de sobetirome (Sob-AM2) que atraviesa la barrera hematoencefálica, lo que permite un aumento diez veces mayor de la infiltración en el sistema nervioso central.

"Estamos aprovechando la capacidad endógena de la hormona tiroidea para reparar la mielina sin efectos secundarios", subraya la autora principal, Meredith Hartley.