Sistema de clasificación de pacientes con cáncer colorrectal basado en la combinación del estadio del tumor y las mutaciones (Oncotarget)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Salamanca han elaborado un sistema que clasifica, en el momento del diagnóstico, a los pacientes de cáncer colorrectal en tres grupos con diferente riesgo de recaída. Para ello, analizaron la mutación del gen BRAF en 87 casos y combinaron esta información con un sistema de estadificación que evalúa la extensión y el grado de infiltración del tumor.

El resultado, publicado en Oncotarget, hace posible discriminar tres tipos de pacientes con distinto riesgo de recaída, lo que permitiría realizar un seguimiento más estrecho en los pacientes de alto riesgo.

"En el cáncer colorrectal la mayoría de las muertes se producen por metástasis o por recaídas. Generalmente, si el tumor se detecta en fases tempranas basta con una intervención quirúrgica, pero incluso en este caso hay cerca de un 10% de pacientes que recaen o desarrollan metástasis y no tenemos ningún biomarcador para identificarlos", ha explicado el investigador del Hospital Clínico Universitario de Salamanca y del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), José María Sayagués.

Por eso, los servicios de Anatomía Patológica, Hematología y Cirugía centraron su atención en el estudio de una serie de genes de relevancia desde el punto de vista de su implicación en el desarrollo de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y la supervivencia de los pacientes.

"Antes de aplicar una terapia basada en anticuerpos monoclonales, es preciso determinar si ciertos genes están mutados o no, porque esto nos indica si el tumor será resistente o sensible al tratamiento", ha comentado el investigador, para informar de que, a día de hoy, los oncólogos ya saben que cuando los genes KRAS y NRAS sufren mutaciones, la terapia no tiene efecto.

No obstante, en esta ocasión en el análisis genético de los 87 pacientes participantes se incluyeron estos y otros dos genes, TP53 y BRAF, y el resultado ha sido especialmente significativo en el caso del segundo.

Sin embargo, la investigación no se limita a señalar la importancia de este biomarcador, ya que los científicos han elaborado un método de puntuación que combina dos parámetros. El primero de ellos es el sistema de estadificación del cáncer colorrectal, que considera el grado de infiltración del tumor en la pared del intestino y su diseminación en tejidos cercanos, ganglios linfáticos y metástasis en otros órganos. El segundo incorpora la información sobre la presencia o ausencia de mutaciones sobre el gen BRAF.

Al combinar los dos parámetros anteriores se perfilan tres grupos de pacientes: los que tienen un 95% de probabilidades de recaer en dos años, los que presentan una probabilidad cercana al 50% y los que no van a recaer. Los casos que presentan estadios avanzados al diagnóstico y mutaciones en el gen BRAF constituyen el grupo de peor pronóstico, pero su identificación precoz permitiría llevar a cabo un seguimiento más estrecho y anticiparnos a su eventual recaída.