SENEO y APREM reclaman un área de capacitación específica en Neonatología

  • Ana Villajos
  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Neonatología (SENEO) y la Asociación de padres y madres de niños prematuros (APREM) reclaman a las administraciones públicas la creación del área de capacitación específica en Neonatología.

No obstante, en España, la tasa de prematuridad (nacidos antes de las 37 semanas) alcanza el 7 por ciento de los nacimientos. Además, cada año nacen en nuestro país entre 1.000 y 1.100 bebés antes de la semana 28, es decir, bebés prematuros extremos. Estos precisan un cuidado mucho más especializado y presentan un mayor riesgo de complicaciones.

Es por ello que contar con un área de capacitación en Neonatología mejoraría la calidad de atención especializada para estos bebés. “Los futuros neonatólogos recibirían una formación reglada, en armonización con los requerimientos dentro del espacio europeo y en centros debidamente acreditados. Así, las plazas hospitalarias disponibles en unidades especializadas podrían ser cubiertas por pediatras que ostenten el diploma del área de capacitación en Neonatología, argumentan SENEO y APREM.

Motivos para un área de capacitación en Neonatología
Manuel Sánchez Luna, presidente de la SENEO, presidente de la Sección Neonatal de la Sociedad Europea de Cuidados Intensivos Pediátricos y Neonatales (ESPNIC), argumenta que esta reclamación “es para garantizar la mejor profesionalidad en la atención neonatal en España”.

Por su parte, desde APREM aportan que lo que sucede en las Unidades de Neonatología hasta que los bebés reciben el alta es crucial para su futuro. No obstante, en este periodo aparecen los factores que más inciden en la morbilidad y el desarrollo de los grandes prematuros hasta los 19 años de edad.

Así, la presidenta de APREM, Concepción Gómez, insisten en que “dudamos que, con unos meses de experiencia en una unidad sea suficiente. De ahí nuestro máximo apoyo a la ACE en Neonatología”.  La experiencia de estas familias es que, además, los profesionales con mayor cualificación son los más proclives a integrar a los progenitores en los cuidados neonatales. Algo imprescindible para el bienestar del neonato y de su familia.