SEMERGEN muestra su rechazo a contratar médicos sin la especialidad


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Ante la problemática de la falta de profesionales en Atención Primaria, una de las propuestas que la Consejería de Sanidad de Castilla y León ha puesto sobre la mesa ha sido contratar médicos de familia que no tengan la especialidad, es decir, que no cuenten con la formación MIR (Médico Interno Residente) o equivalente legal. El consejero Antonio María Sáez Aguado ha asegurado que la contratación de médicos de familia sin la especialidad MIR se realizaría en una situación de carácter “extraordinario” para garantizar la atención urgente.

Sáez Aguado ha señalado que es una de las soluciones “alternativas” que la Consejería ha puesto sobre la mesa y que aborda este lunes con los sindicatos en Mesa Sectorial y este martes tratará con la Sociedad Castellano Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria (Socalemfyc).

A este respecto, Sáez Aguado ha aclarado que comparte la idea de que los médicos de Atención Primaria deben ser especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria, algo que es así y en gran parte porque han realizado la especialidad MIR y en otros casos porque se han habilitado para ello, requisitos que cumplen los 2.883 médicos que actualmente hay. Sin embargo, ha explicado que lo que se ha planteado es que en circunstancias “extraordinarias” vinculadas al déficit de médicos y “si se pone en riesgo” la prestación de la asistencia sanitaria hay que pensar en soluciones “alternativas”.

Esta medida ha sido rechazada y criticada por los médicos de Atención Primaria. Así, SEMERGEN, tanto a nivel nacional, como desde su entidad de Castilla y León, han querido remitir un comunicado en el que explican que contratar a médicos que no están correctamente formados implica un desprecio al colectivo de Médicos especialistas en Medicina de Familia y al sistema de formación postgrado obligatorio que han debido cursar tras un duro período de cuatro años, al acabar la licenciatura, en el que adquieren las competencias propias de la especialidad.

Es por ello que han incidido en que consideran esta medita “disparatada e inadmisible”, ya que puede tener incidencia en la calidad de la asistencia “y supone una falta absoluta de respeto a los derechos legítimos de los pacientes”. Razón por la cual esperan que la Consejería realice una rectificación a este respecto, y se suman a la búsqueda de nuevas soluciones, eficaces y profesionales, ante la falta de médicos en Atención Primaria del SACYL.

Todo ello siempre teniendo claro que la obligación del Ministerio de Sanidad y de las Consejerías es velar por la seguridad del paciente. Así concluyen recordando las palabras de la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en las que indicaba que “nuestro Sistema Nacional de Salud requiere la formación de especialistas para la contratación de profesionales médicos, tanto a nivel de Medicina Familiar y Comunitaria como a nivel hospitalario.”