SEMERGEN 2019 - Recomendaciones dietéticas en la prevención cardiovascular

  • Dr. Enrique González Morales

  • Noticias Médicas Univadis
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La dieta y la actividad física son la piedra angular de un estilo de vida saludable y pilares fundamentales en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

El documento de consenso SEA-Semergen plantea un paradigma actual en las ciencias de la nutrición, estableciendo que la unidad nutricional básica no son los nutrientes, sino los alimentos que los contienen (aceites, frutos secos, productos lácteos, etcétera), que actúan como matriz alimentaria. Un objetivo es actualizar los conocimientos sobre los principales grupos de alimentos, introduciendo nuevos conceptos o contrastando posicionamientos consolidados.  A modo de ejemplo, respecto a los lácteos y sus derivados, en concreto los quesos, las actuales evidencias muestran que no alteran el perfil lipídico a pesar del elevado contenido en ácidos grasos saturados. Los quesos fermentados contienen andrastina, un metabolito fúngico con capacidad hipocolesterolemiante, al inhibir la farnesil transferasa.  La ingesta de quesos fermentados se relaciona inversamente con el riesgo de diabetes tipo 2, evidencias de calidad moderada, al parecer de reducción del riesgo de ictus. Otro ejemplo es el cacao/chocolate, que tiene efectos hipocolesterolemiantes y antihipertensivos y mejora la resistencia a la insulina. El consumo frecuente de cacao/chocolate se asocia a la reducción de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2. Así mismo es rico en flavonoides, arginina, teobromina y triptófano. Estos ejemplos señalan que resulta erróneo demonizar un grupo de alimentos o tipo de grasas.

Este documento resume las evidencias disponibles sobre la relación existente entre los diferentes alimentos y la salud cardiovascular, y ofrece recomendaciones sencillas para ser implementadas en el consejo dietético que se ofrezca por parte del profesional sanitario. Los ponentes proporcionan 7 claves para implementar una estrategia nutricional a los pacientes en Atención Primaria. La primera es que los cambios en los estilos de vida son eficaces para reducir la carga de enfermedad y mejorar la salud de las personas. En segundo lugar recomiendan que desde la consulta de los centros de Atención Primaria debe participarse en el abordaje, control y seguimiento de los pacientes con enfermedades donde la intervención nutricional es clave. Ante un paciente con estas características, la prescripción dietética hay que incorporarla en cuanto sea posible.  Tras estratificar el riesgo cardiovascular del paciente, la realización de la encuesta de 14 puntos del Estudio PREDIMED permite identificar aspectos a mejorar en los hábitos dietéticos. Otro punto es acordar con el paciente un plan general con recomendaciones prácticas adaptadas a sus características personales, estableciendo objetivos factibles. Los dos últimos puntos clave son facilitar la adhesión al plan propuesto y la retroalimentación del paciente haciéndole constatar las mejoras producidas con las modificaciones en el estilo de vida.

El objetivo final es resumir las evidencias disponibles sobre la relación existente entre los diferentes alimentos y la salud cardiovascular. El documento propone a los profesionales recomendaciones sencillas que puedan ser utilizadas en el consejo dietético que ofrezcan al paciente.