SEIMC apoya el cribado de cáncer de cérvix, pero pide una mayor participación de los especialistas en su elaboración


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Actualmente, parece que todos los profesionales implicados en el cribado de cáncer de cérvix tienen claro que las técnicas de detección molecular de los genotipos de alto riesgo del VPH tienen ya la suficiente evidencia científica como para su implantación. Pese a ello la aplicación de este cribado poblacional tiene muchos matices que los profesionales sanitarios piden que se tengan en cuenta. En concreto la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha emitido un comunicado explicando que ven necesarios que todos los grupos profesionales con intereses asistenciales en el cribado del cáncer de cérvix tengan una participación activa en estos grupos de trabajo.

Para empezar, insisten en que aún muchas incertidumbres sobre cuáles son las mejores estrategias y hasta donde deben proponerse técnicas complementarias en el cribado. Por un lado, hay dudas sobre si usar plataformas de ADN o ARN, si la edad de inicio del cribado debe ser a los 30 o 35 años o si los intervalos de cribado deben ser cada 5 años o periodos mayores o como debería modificarse los protocolos de cribado de cáncer de cérvix cuando la población diana esté mayoritariamente vacunada. Por otro lado, se discute si es conveniente ofertar técnicas complementarias como el genotipado extendido del VPH o la citología con tinción dual p16/Ki67.

Asimismo, consideran que quedan otras cuestiones logísticas no resueltas e incluso aspectos de gestión económica y de reorganización local que garantizarán la viabilidad del programa del cribado de cáncer de cérvix, y que deberá contar con la participación aun de más profesionales.

“El reto que tenemos es demasiado ambicioso y atractivo para perderlo en disputas estériles sobre competencias profesionales, que solo contribuirán a retrasar la puesta en marcha de este cribado. Ahora es el momento de que todos los grupos profesionales con intereses asistenciales en el cribado poblacional del cáncer de cérvix tengan una participación activa en estos grupos de trabajo, pero también es el momento de reclamar conjuntamente desde todas las sociedades científicas implicadas, un mayor compromiso de las autoridades administrativas”, concluyen desde SEIMC.