Se requiere un aumento de los recursos y voluntad política para hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos en Europa

  • Tacconelli E, Pezzani MD.
  • Lancet Infect Dis
  • 5 nov. 2018

  • de Priscilla Lynch
  • Medical News
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Para hacer frente a la carga creciente de resistencia a los antimicrobianos en Europa se requiere una estrategia coordinada más urgente con acciones políticas y recursos específicos, según un comentario publicado en The Lancet Infectious Diseases.

La resistencia a los antimicrobianos es uno de los mayores retos del siglo XXI, pero la elevada heterogeneidad de los datos de vigilancia y la escasez de estimaciones de sus efectos en la sociedad infravaloran sustancialmente la carga para la salud pública, afirman los autores del artículo.

Citan un nuevo estudio que muestra que la carga estimada de infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos en la UE y en el EEE ha aumentado desde 2007 y que es sustancial en comparación con otras enfermedades infecciosas, causando un total estimado de 33 110 muertes al año.

Aunque los autores reconocen que la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos es compleja y diversas partes interesadas internacionales llevan mucho tiempo trabajando para reducir esta carga para la salud pública, «la extensión y la gravedad de la situación actual no puede resolverse sin una estrategia global más centralizada y sin el papel decisivo del Parlamento Europeo».

Esta estrategia podría conseguirse a través de diferentes mecanismos legales, tales como normas claramente definidas para el uso de antibióticos en los ámbitos hospitalario y extrahospitalario, establecer una zona de alerta (p. ej., tasa crítica de resistencia en la cual se requieren acciones urgentes a nivel nacional) para la resistencia a antibióticos específicos en infecciones invasivas, establecer un criterio de referencia mínimo obligatorio para las medidas de control de las infecciones, definir currículums obligatorios de las facultades de medicina para el control de infecciones y la gestión de los antibióticos, y establecer indicadores apropiados para vigilar la aplicación y la eficacia de las intervenciones.

Los objetivos anuales de los planes nacionales deben discutirse de forma global y estar interconectados y coordinados, añaden, y cuando los países no respeten los objetivos acordados deben tomarse medidas.

Esta estrategia sigue el ejemplo de las medidas del Parlamento Europeo para combatir con éxito la contaminación del aire y reducir la carga relacionada para la salud pública, afirman los autores del artículo.

El Día Europeo de Concienciación sobre los Antibióticos tuvo lugar el 18 de noviembre.