Se investiga si el ayuno intermitente puede mejorar los síntomas de la esclerosis múltiple


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo estadounidense ha puesto en marcha una investigación para evaluar si reducir drásticamente las calorías dos veces a la semana puede cambiar el entorno inmunitario del cuerpo y la microbiota intestinal y, potencialmente, cambiar el curso de la esclerosis múltiple (EM), aliviando sus síntomas.

"Las personas con esclerosis múltiple pueden encontrar una gran cantidad de consejos contradictorios que sugieren que distintos tipos de dietas especiales, que recomiendan evitar los alimentos procesados o bajar el consumo de carbohidratos, aliviarán sus síntomas. Pero la evidencia de que los cambios en la dieta pueden mejorar la fatiga u otros síntomas de la EM es escasa. Todo lo que tenemos ahora son anécdotas. El hecho es que la dieta puede ayudar con los síntomas de la EM, pero los estudios no se han realizado", explica Laura Piccio, principal impulsora del estudio y profesora asociada de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos.

Piccio y su equipo están reclutando pacientes con EM remitente-recurrente para un estudio de 12 semanas. La mitad mantendrá su dieta habitual de estilo occidental los 7 días de la semana, mientras que la otra mitad mantendrá esa dieta 4 días a la semana, pero se limitará a 500 calorías de verduras los dos días restantes.

El ensayo se basa en los hallazgos de un estudio con ratones de la propia Piccio y Yanjiao Zhou, profesor asistente en la Universidad de Connecticut, Estados Unidos, que mostró que el ayuno intermitente reduce los síntomas similares a la EM. A los ratones se les permitió comer libremente durante 4 semanas antes de recibir una inmunización para desencadenar síntomas parecidos a los de la EM. Ambos grupos de ratones continuaron con sus mismas dietas durante otras 7 semanas.

Los animales que ayunaron cada dos días presentaron menos probabilidades de desarrollar signos de daño neurológico, como dificultad para caminar, debilidad en las extremidades y parálisis. Algunos de los ratones en ayunas desarrollaron síntomas similares a la EM, pero aparecieron más tarde y fueron menos graves que en los ratones que comieron todos los días.

Además, el sistema inmunitario de los ratones en ayunas pareció controlarse. En comparación con los ratones que tomaron comidas diarias, los que ayunaron tenían menos células inmunes proinflamatorias y más de un tipo de célula inmunitaria que mantiene la respuesta inmunitaria bajo control.

"Hay varias formas posibles en que el ayuno puede afectar la inflamación y la respuesta inmune. Uno es cambiando los niveles de hormonas. Encontramos que los niveles de la hormona antiinflamatoria corticosterona eran casi dos veces más altos en los ratones en ayunas, pero también podían actuar a través de la microbiota intestinal", subraya Piccio.

Después de 4 semanas, los ratones que ayunaron tenían un ecosistema más diverso en sus entrañas que los ratones que comían todos los días. En particular, los ratones en ayunas tenían más bacterias probióticas Lactobacillus, mientras que los ratones en otros estudios fueron relacionados con síntomas más leves similares a la EM.

Además, la transferencia de bacterias intestinales de ratones en ayunas a ratones que no estaban en ayunas hizo que los receptores fueran menos susceptibles a desarrollar síntomas similares a la EM, lo que sugiere que algo en la comunidad microbiana estaba protegiendo a los ratones.

Estos resultados fueron lo suficientemente alentadores para Piccio y sus colegas para lanzar un ensayo clínico con 40 a 60 personas. Cada participante se someterá a una evaluación neurológica y proporcionará muestras de sangre y heces al inicio, a la mitad y al final del estudio. Los participantes que ya tomen medicamentos inyectables para la EM continuarán sus regímenes de medicamentos recetados, y cualquier persona que recaiga durante el estudio recibirá el tratamiento adecuado.

"No estamos buscando beneficios clínicos, aunque ciertamente esperamos ver una mejoría. Debido a que la esclerosis múltiple es tan variable y las personas con EM remitente-recurrente pueden estar estables y casi sin síntomas durante largos períodos, sería necesario un gran estudio para comprobar cualquier beneficio. Lo que queremos saber es si las personas con ayunos sufren cambios en su metabolismo, respuesta inmune y microbioma similar a lo que hemos visto en los ratones", ha resaltado Piccio.