Se ha demostrado que el extracto de arándanos aumenta la sensibilidad de las bacterias patógenas a los antibióticos

  • Maisuria VB, et al.
  • Advanced Science
  • 28 may. 2019

  • de Priscilla Lynch
  • Medical News
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos han demostrado que la proantocianidina de los arándanos (cPAC) impide la evolución de la resistencia a la tetraciclina en bacterias patógenas, protege la eficacia de los antibióticos frente a las células expuestas a los antibióticos y reprime la formación de la biopelícula.

Las bacterias estudiadas eran responsables de infecciones urinarias, neumonía y gastroenteritis (Proteus mirabilis, Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli).

Los resultados muestran que la cPAC tiene un efecto potenciador, tanto in vitro como in vivo (insectos), en una amplia gama de grupos de antibióticos frente a E. coli, Proteus mirabilis y P. aeruginosa patógenos.

Los investigadores observaron que la cPAC actúa reprimiendo dos mecanismos de resistencia a los antibióticos: la permeabilidad selectiva de las membranas y las bombas de salida multifarmacológicas. Afirmaron que el fracaso de la cPAC para potenciar los antibióticos frente a microorganismos mutantes con deficiencia de la bomba de salida demuestra que la interferencia de la salida es esencial para el efecto potenciador.

Según los autores del estudio, si esto se confirmara en nuevos ensayos con animales, la cPAC podría usarse para potenciar los antibióticos y mejorar así los resultados del tratamiento y ayudar a mitigar la creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

«Estos resultados son realmente apasionantes», afirmó el coautor del estudio Prof. Éric Déziel. «Existen diversas clases de proantocianidinas, que pueden actuar conjuntamente para producir su resultado. Tendremos que realizar más estudios para determinar cuáles son las más activas en sinergia con el antibiótico.»

El estudio aparece en la revista Advanced Science.