Satse critica la propuesta de Sanidad de AP por precipitada y lamenta el escaso margen de negociación


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Sindicato de Enfermería Satse considera que el Plan en el que el Ministerio de Sanidad está trabajando supone un avance de cara a lograr una mejora de la atención primaria, aunque cuestiona la "precipitación y el escaso margen de negociación" que se está manteniendo, y que atribuye al interés político de tenerlo teóricamente finalizado antes de la celebración de las próximas elecciones generales.

"Abordar y consensuar entre las distintas administraciones sanitarias públicas y organizaciones la tan necesaria renovación de la Atención Primaria en nuestro país para mejorar la asistencia que se presta al/la ciudadano/a no debería hacerse deprisa y corriendo a las puertas de unos comicios generales", apuntan desde Satse.

En lo que respecta a las plantillas de profesionales que trabajan en este ámbito asistencial, el Sindicato ha reclamado, en reiteradas ocasiones, tanto al Ministerio como a las consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas, un incremento del número de enfermeras y enfermeros para poder ofrecer una atención segura y de calidad a los ciudadanos.

Al respecto, el sindicato comparte la propuesta incluida en el Plan de asignar un cupo máximo de 1.500 personas por enfermera o enfermero y recuerda que coincide con lo establecido en la Iniciativa Legislativa Popular de ratios enfermeras que ha elaborado y que espera sea debatida en el Congreso de los Diputados en los próximos meses.

No obstante, la organización sindical recalca que no se puede esperar hasta 2025 para que este cupo máximo sea una realidad y que los/as pacientes y ciudadanos/as puedan disponer y beneficiarse de las ventajas y mejoras que puede ofrecer esta propuesta en los centros de salud de AP.

La organización sindical recuerda que la población asignada a cada profesional puede llegar hasta las 1.800-1.900 personas, según la autonomía, resultando necesarios más de 15.500 enfermeros y enfermeras en AP en el sistema sanitario público para igualarnos, al menos, a la media europea.

De otro lado, en las aportaciones que ha hecho Satse al documento de trabajo del Ministerio también se ha propuesto que los/as profesionales de Enfermería puedan acceder a la dirección de los centros de salud en función a sus méritos y capacidades, algo que ahora no es posible.

Asimismo, se ha rechazado el que sean las unidades de gestión clínica la mejor forma de gestionar la Atención Primaria, al no existir ningún fundamento científico o técnico que así lo avale. Apunta, al respecto, que "este modelo de gestión clínica se ha implantado en alguna comunidad autónoma, caso, por ejemplo, de Andalucía y lejos de aportar beneficios al sistema sanitario público andaluz, lo ha deteriorado y arrastrado al caos organizativo y asistencial".