Sanidad publica una guía de recomendaciones para el manejo del coronavirus en Atención Primaria


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Ante el aumento de infecciones por coronavirus y el hecho de que los centros de salud de Atención Primaria de toda España también pueden recibir este tipo de casos en las consultas, desde el Ministerio de Sanidad se ha publicado una guía de recomendaciones para el manejo del coronavirus desde el primer nivel asistencial.

En primer lugar, se recuerda que por el momento no existe tratamiento específico, con lo que se realizará tratamiento sintomático en los casos leves y moderados, y medidas de soporte o tratamiento de complicaciones en casos graves. Asimismo, se recuerda que están en marcha estudios sobre el uso de lopinavir/ritonavir, y remdesivir, pero aún no hay datos definitivos sobre su eficacia. Los corticoides no son útiles y deben evitarse. Igualmente, no es previsible una vacuna a corto plazo.

Respecto a la información que han de recordar sobre la propia enfermedad, desde Sanidad insisten en que, el mecanismo de transmisión más probable es por gotas respiratorias, que no permanecen suspendidas en el aire y se depositan a menos de 1 o 2 metros, y por contacto directo de las mucosas con secreciones, o con material contaminado por éstas, que pueden transportarse en manos u objetos (de forma similar a la gripe). Es probable una transmisión por superficies infectadas y se ha descrito la transmisión nosocomial, especialmente a los trabajadores sanitario.

Recomendaciones generales a tener en cuenta

Una vez aclaradas estas ideas, las recomendaciones que deben tener en cuenta los profesionales de Atención Primaria pasan por la colocación de información visual (carteles, folletos, etc.) en lugares estratégicos de los centros de atención primaria sobre higiene respiratoria.

Respecto a otras recomendaciones necesarias para los centros, los mismos han de contar con dispensadores con solución hidroalcohólica , y contenedores de residuos con tapa de pedal.  Otra medida es que todas las personas que acudan al centro sanitario con síntomas de infección respiratoria aguda deben recibir una mascarilla quirúrgica.

La evaluación de estos pacientes estará basada en la definición epidemiológica y clínica, indagando sobre la presencia de síntomas de infección respiratoria y viajes recientes a zonas de riesgo o contacto con casos de COVID-19 (fechas concretas, exposiciones de riesgo, etc.). Si se clasifica al paciente como caso en investigación de COVID-19 se procederá a su notificación urgente a las autoridades de Salud Pública de la comunidad autónoma correspondiente.

En este sentido, cada centro sanitario debe designar una zona para la atención de los pacientes con sospecha de COVID-19, considerando que deben ser atendidos en zonas separadas a más de 1-2 metros del resto de usuarios del centro y con medidas físicas de separación, y preferiblemente, si las condiciones del centro así lo permiten, en una sala o consulta específica. Es necesario que todo el personal del centro conozca su existencia y localización.

Respecto a esta sala, debe contar con material desechable, y protecciones plásticas para aquellas partes de los equipos en contacto con los pacientes. A la puerta de dicha sala deben encontrarse los equipos de protección necesarios para entrar en ella, un contenedor de riesgo biológico, para desechar los EPIS utilizados de manera adecuada, y dispensador de soluciones hidroalcohólicas dentro y fuera. También debe contar con un aseo propio para que no haya necesidad de salir de la habitación.

En el caso de que el paciente no requiera atención urgente, si cumple criterios de caso en investigación y siempre en función de su estado clínico (sintomatología leve, ausencia de comorbilidades…), Salud Pública valorará junto con el personal asistencial su atención en el domicilio, siempre y cuando el entorno domiciliario sea adecuado para la atención sanitaria del enfermo y se cumplan unos requisitos mínimos. Se comunicará la situación de los casos en investigación al responsable de la Dirección Asistencial según lo establecido por cada servicio autonómico de salud.

Por otra parte, si el paciente sí requiere atención urgente, se derivará para su atención por los Servicios de Urgencias y Emergencias (112), informándoles de que se trata de un posible caso en investigación por COVID-19.