Sanidad firma convenio con industria alimentaria y de bebidas para reducir un 10% en azúcar, grasas saturadas y sal


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha suscrito 20 convenios con 398 empresas alimentarias y de bebidas para reducir, de media, un 10% de azúcar, grasas saturadas y sal en sus productos de aquí a 2020.

Los compromisos engloban a más de 4.000 alimentos y bebidas de 13 grupos diferentes: bebidas refrescantes, bollería y pastelería, cereales de desayuno, cremas, derivados cárnicos, galletas, helados, néctares de frutas, pan especial envasado, platos preparados, productos lácteos y salsas.

El objetivo es reducir la sal en un 16%, un 5% en grasas trans y un 10% de los derivados cárnicos, como jamón cocido extra, pechuga de pavo, salchichón o chorizo. Igualmente, se pretende disminuir la cantidad de sal en patatas fritas, aperitivos salados o platos preparados en más de un 10%.

En grasas saturadas, las 398 compañías firmantes se comprometen a bajar un 10% su contenido en patatas fritas, palomitas de microondas o nuggets; y en un 5% en galletas y rosquillas y bollos.

Por último, en azúcar añadido, destaca una reducción de un 18% en mayonesas, 10% en productos lácteos como yogures y batidos, y 5% en cruasanes, kétchup o pan de molde.

En total, son cinco grandes sectores de empresas las adheridas a los convenios del plan: fabricación, distribución, restauración colectiva, restauración moderna y distribución automática.

La Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN), dependiente de Sanidad, será el organismo encargado de realizar un seguimiento de las adhesiones voluntarias acordadas y monitorizar su cumplimiento. En "unos días", los acuerdos se colgarán en la web de la AESAN y se publicarán en el BOE.

"Este enorme esfuerzo de la industria es un hito, un paso muy importante. Un paso más para conseguir una alimentación más saludable. Podemos estar orgullosos de nuestras empresas, que muestran responsabilidad con la salud. El plan tendrá un impacto muy significativo en la composición nutricional", ha indicado la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo.

La ministra ha justificado que las dietas poco saludables "causan más muertes y enfermedades en todo el mundo que el consumo de alcohol, tabaco y drogas". Además, ha incidido en que la obesidad y la mala alimentación afecta más a las rentas más bajas, por lo que uno de los objetivos del plan es "combatir las desigualdades en salud".