Sanidad financia por primera vez el anillo vaginal anticonceptivo


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Desde el pasado 1 de noviembre, el Sistema Nacional de Salud (SNS) financia por primera vez el anillo vaginal anticonceptivo, un anticonceptivo hormonal combinado del que se beneficien unas 37.000 mujeres, su inclusión en la cartera de servicios contribuye al cumplimiento de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo de 2010.

Según informa el Ministerio de Sanidad, en concreto, se incluye en su cartera de servicios el anillo con los principios activos etinilestradiol (3,474 mg) y etonogestrel (11 mg). Con este nuevo método son ya un total de 14 presentaciones de anticonceptivos de última generación, también llamados de cuarta generación porque han sido desarrollados para lograr, además de su eficacia anticonceptiva, efectos beneficiosos no contraceptivos. Su característica principal es la antiandrogenicidad.

Están incluidos en la cartera farmacéutica varios anticonceptivos que se administran por vía oral, hormonales combinados y a base de progestágeno. También están financiados distintos anticonceptivos reversibles de larga duración, conocidos como LARC, como tres tipos de dispositivos intrauterinos (DIU), medroxiprogesterona inyectable e implante etonogestrel.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad y el de Educación y Formación Profesional han formalizado un acuerdo para fomentar la promoción y educación para la salud sexual y reproductiva, entre otros. Ambos ministerios coordinarán el desarrollo de distintas iniciativas transversales y efectivas de educación afectivo-sexual en el entorno escolar.

De esta forma, el Ministerio da un paso más en la reactivación de la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva en el SNS que, hasta el año pasado, se encontraba inactiva.

Este acuerdo también se enmarca dentro de la Ley que establece la necesidad de una educación afectivo-sexual y reproductiva adecuada como el modo más efectivo de prevenir, especialmente en personas jóvenes, las infecciones de transmisión sexual, los embarazos no deseados y los abortos. Así, contempla la inclusión de educación afectivo-sexual y reproductiva en los contenidos formales del sistema educativo.