Sanidad estudia permitir la profilaxis preexposición contra el VIH


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, declaró que el ministerio está estudiando la profilaxis preexposición contra el VIH, aunque advirtió que esta medicación no previene otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Carcedo se pronunció así a preguntas de los medios, al ser cuestionada en Alicante por la petición que se ha hecho desde el XIX Congreso Nacional sobre el Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) para implementar esa medida, como ya hacen en Reino Unido, Nueva Zelanda y California y ante el descenso del número de contagios.

En ese sentido, la ministra aseguró que se está trabajando en la profilaxis para "identificar bien qué indicaciones puede tener", aunque recordó que "no previene otras enfermedades de transmisión sexual".

Subrayó que "tampoco es una vacuna; no es una prevención definitiva sino puntual". "Con esas limitaciones habrá que estudiar qué tipos de indicaciones se pueden establecer conociendo cuál es su alcance y sus limitaciones", declaró, incidiendo en que esas otras ETS "están repuntando, lamentablemente, entre nuestros jóvenes".

Por ello, subrayó que la ciudadanía "no se puede confiar", porque podría llevar a confusión y a interpretaciones erróneas que pueden derivar en "contagios que pueden ser prevenidos y evitados".

"Hay que conocer el alcance real y las limitaciones que conlleva", planteó para rechazar que con esas medidas se "cura todo y se previene todo, y todas las veces".

Carcedo recordó que se conoce cómo se transmite el VIH y por ello "hay que poner el acento en la prevención". "Sabemos que no tiene una curación definitiva, tenemos un tratamiento que cronifica la enfermedad, del que hace años no disponíamos", sostuvo.

Ratificó que la aspiración del ministerio pasa por la curación y la investigación, e insistió en que este nuevo tratamiento es preventivo, pero se debe "conocer en qué casos y condiciones es eficaz", resaltando que no es "para todos los casos" porque se corre el riesgo de relajar otras medidas preventivas que sí son eficaces para otras enfermedades.

Carcedo instó  a las administraciones públicas, profesionales y sociedad civil involucrados en la respuesta a la infección por el VIH a no bajar la guardia, ya que cada año se producen en nuestro país cerca de 3.400 nuevos diagnósticos del VIH y más del 29% de esos nuevos diagnósticos se producen en personas menores de 30 años.

Respecto a otros infecciones de transmisión sexual, los jóvenes son también el grupo más afectado, ya que en 2016 las tasas de infección gonocócica más elevadas se produjeron en el grupo de 20 a 24 años; las tasas de sífilis más altas afectaron al grupo de edad de 25 a 34 años; y el 53% de los casos de infección por Chlamydia trachomatis se produjo en mujeres de entre 25 y 34 años. "Son datos que ponen de manifiesto por qué es tan necesaria una adecuada educación sexual", aseguró.