Sanidad apuesta por la reducción de azúcar, grasas y sal en la industria alimentaria


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Más de 4.000 alimentos y bebidas verán reducidos sus niveles de grasas, azúcar y sal. Ese es el compromiso que el Ministerio de Sanidad ha suscrito con 398 empresas de la industria  alimentaria y de bebidas, para cumplir este objetivo de aquí a 2020.

En concreto, el objetivo es reducir la sal en un 16 por ciento, un 5 por ciento en grasas trans y un 10 por ciento de los derivados cárnicos, como jamón cocido extra, pechuga de pavo, salchichón o chorizo. Igualmente, se pretende disminuir la cantidad de sal en patatas fritas, aperitivos salados o platos preparados en más de un 10 por ciento.

De esta forma, la medida afectará a 13 grupos diferentes: bebidas refrescantes, bollería y pastelería, cereales de desayuno, cremas, derivados cárnicos, galletas, helados, néctares de frutas, pan especial envasado, platos preparados, productos lácteos y salsas. Precisamente, en cuanto a los lácteos, esta reducción de azúcar añadido, implica un cambio en la composición de los productos que no solo afecta al sabor, sino también a la textura. Por ello, se ha comenzado el cambio sobre 13 categorías de productos lácteos (unos 300 productos en total entre varios tipos de yogures, batidos y postres lácteos), de las que siete se consideran de consumo habitual.

Al respecto de esta medida, la ministra María Luisa Carcedo ha comentado que “este enorme esfuerzo de la industria alimentaria es un hito, un paso muy importante. Un paso más para conseguir una alimentación más saludable. Podemos estar orgullosos de nuestras empresas, que muestran responsabilidad con la salud. El plan tendrá un impacto muy significativo en la composición nutricional”.

Por su parte, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), ha señalado que “la industria de alimentación y bebidas están en plena sintonía con los ejes de acción de la estrategia NAOS en la promoción de estilos de vida saludables. Como actor destacado económica y socialmente, mantenemos un papel muy activo en la mejora del bienestar y la salud de la población”.

Grandes compañías

La Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN), dependiente de Sanidad, será el organismo encargado de realizar un seguimiento de las adhesiones voluntarias acordadas y monitorizar su cumplimiento. En unos días, los acuerdos se colgarán en la web de la AESAN y se publicarán en el BOE.

Estos convenios están enmarcados en la Estrategia de Nutrición, Actividad Física las más altas de Europa: el 54 por ciento de adultos tiene sobrepeso y el 17 por ciento es obeso. Entre niños, los datos se sitúan en 40 y 18 por ciento, respectivamente.

En total, son cinco grandes sectores de empresas de la industria alimentaria las adheridas a los convenios del plan: fabricación, distribución, restauración colectiva, restauración moderna y distribución automática (vending). Así, firman el documento compañías como Kellog’s, Coca Cola, Pepsico, Grefusa, Campofrío, ElPozo, otras grandes empresas de embutidos y jamones, Nueva Pescanova, Findus, Danone o Bimbo. En distribución, se encuentran los principales grupos: Mercadona, Carrefour, Eroski, Lidl, Supercor, El Corte Inglés, Dia, Consum o Covirán. Dentro de la restauración moderna, está Telepizza, Grupo Vips, La Tagliatella, Rodilla, McDonald’s, Five Guys o KFC.