Rembrandt y la nariz sifilítica

  • Prof. Dr. Günter Burg

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El intento de explorar los paralelismos entre las representaciones de la piel en el pasado y en la actualidad demuestra que la obsesión y búsqueda de la perfección no han cambiado. La representación realista que hizo Rembrandt de la nariz de su colega pintor Gerard de Lairesse no despertó mucho entusiasmo: los colores de Rembrandt se deslizaban por el lienzo como si fueran excrementos, según denunció el propio retratista.

La perfección del personaje

El arte crea fascinantes ilusiones para nuestros sentidos, que nuestro cerebro cataliza en un sentimiento sublime de felicidad. En los cuadros de los "Grandes Maestros", el espectador percibe el conjunto y a menudo pasa por alto los detalles. Los signos de la edad, las marcas de nacimiento, las neoplasias, los cambios en la piel, en el tejido conjuntivo y graso, en los vasos y en los nervios perturban la impecabilidad del retratado y, por lo tanto, suelen ser representados inconscientemente, sin conocimientos médicos, por el artista en la forma bidimensional de un retrato.

Rembrandt Harmenszoon van Rijn

Rembrandt Harmenszoon van Rijn, conocido por su nombre de pila Rembrandt, nació el 15 de julio de 1606 en Leiden, Países Bajos. Se le considera uno de los artistas más importantes del periodo barroco.

Junto con Jan Lievens, fundó su propio taller en Leiden en 1625. Por mediación del diplomático, poeta y compositor Constantijn Huygens, Rembrandt recibió numerosos encargos, incluso de la familia real inglesa. La temprana muerte de su esposa Saskia a la edad de 30 años impactó profundamente su creatividad a partir de 1642.

A pesar de sus grandes éxitos y su fama, Rembrandt estaba arruinado económica y socialmente al final de su agitada vida -las hipotecas, las pensiones alimenticias, las disputas por la herencia y los juicios habían costado mucho dinero-, aunque su reputación en las cortes y entre la nobleza de Europa era excepcionalmente alta y no podía quejarse de falta de encargos. El 4 de octubre de 1669, Rembrandt murió completamente arruinado en Ámsterdam.

"Color de excremento"

A lo largo de su vida creó más autorretratos que ningún otro artista de su época. Le muestran en diferentes situaciones de su vida, que estuvo marcada por el éxito artístico y las derrotas sociales.

Con 59 años Rembrandt retrató a su colega pintor y más tarde historiador de arte Gérard de Lairesse, de 25 años, antes de que éste se dedicara al estilo clasicista. De Lairesse se había dedicado al estudio del arte después de quedarse ciego en 1690 y criticaba cada vez más el estilo pictórico de Rembrandt como un "[...] arte demasiado burgués, que en su representación de la realidad puede agradar a los comerciantes y a los médicos, pero no es capaz de desprender esplendor y grandeza aristocráticos". En un escrito teórico sobre el arte publicado en 1707, blasfemaba sobre la "manera tosca y turbia de pintar" en la que caían algunos maestros en la vejez, y solo podía haberse referido al estilo de su colega Rembrandt.

“Los colores de Rembrandt se deslizaban por el lienzo como si fueran excrementos”, señaló indignado se indignó. Al parecer, no le gustaba su retrato de la mano del maestro, que había reproducido de su nariz de forma realista.

¿Manifestación tardía de sífilis congénita?

El retrato muestra una clara deformación y depresión de la estructura ósea nasal por debajo de la frente. No se puede descartar que sea el resultado de un altercado físico que le hizo huir de Lieja a Ámsterdam. Sin embargo, es posible que se trate de una manifestación tardía de la sífilis congénita. Si la madre se infecta con Treponema pallidum (el agente causante de la sífilis) antes de la 30ª semana de embarazo, se produce un aborto o el niño nace con una sífilis secundaria grave, que se convierte en sífilis congénita precoz (manifestación temprana antes del año de edad) o en sífilis congénita tardía (los síntomas se manifiestan hasta cuatro años después del nacimiento) con los típicos estigmas permanentes.

Los primeros síntomas postnatales incluyen rinitis (coriza sifilítica) con rinitis purulenta y ronca debido a la ulceración de la mucosa nasal, hundimiento del esqueleto nasal, hepatitis intersticial con hepatoesplenomegalia y fibrosis, ictericia por disfunción hepática y anemia hemolítica.

También se observa una osteocondritis de los huesos largos y una alteración del crecimiento epifisario, lo que provoca una pseudoparálisis dolorosa y deformidades permanentes.

En la piel, se producen lesiones mucocutáneas sifilíticas secundarias típicas en esta fase temprana, similares a las que se observan en los adultos, pero con la diferencia de que también pueden aparecer vesículas y ampollas. Estas no aparecen en la sífilis secundaria del adulto. 

Sífilis congénita tardía en los cuadros de los antiguos maestros

Los estigmas tardíos de la sífilis congénita aparecen en los adolescentes a partir de la infancia tardía en forma de la tríada de Hutchinson (queratitis, trastornos dentales, pérdida de audición), nariz en silla de montar debido al colapso del armazón óseo nasal ,periostitis con diversas deformaciones óseas (Higouménaki; Dubois) y surcos labiales de Parrot, como en el retrato de Robert de Masmines por el Maestro de Flémalle R. Campin (1375-1444).

El artículo de Horton Johnson Gérard de Lairesse: genio entre los treponemas, publicado en 2004 en el Journal of the Royal Society of Medicine, comienza con la observación de que "a lo largo de la historia muchas carreras eminentes han terminado en sífilis, pero la brillante carrera de Gérard de Lairesse (1641-1711) comenzó con sífilis”.

El altar de Cranach en la iglesia de San Wolfgang en Schneeberg/Sajonia también ofrece pruebas de una nariz de silla de montar en la figura de Judas como una manifestación tardía de sífilis congénita.

Este contenido fue publicado originalmente en Coliquio, parte de la Red Profesional de Medscape.