Reducir los linfocitos B con células CAR T se muestra como un tratamiento efectivo del lupus (Sci Transl Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El agotamiento del número de linfocitos B dañinos con una nueva inmunoterapia que emplea linfocitos T modificados puede ser una estrategia eficaz para tratar el lupus, según un nuevo estudio financiado por la Alianza de Investigación de Lupus. Estos hallazgos ofrecen un renovado optimismo hacia la eliminación de los linfocitos B como una opción terapéutica en el lupus y allanan el camino para que la investigación clínica pruebe este nuevo enfoque.

Los linfocitos B son un componente crítico del sistema inmunitario y desempeñan un papel importante en el lupus, incluida la producción de autoanticuerpos que pueden provocar inflamación y daños en los órganos. Los linfocitos B también pueden activar directamente otras células del sistema inmunitario, los linfocitos T, y pueden secretar moléculas, citocinas, que empeoran la respuesta inmune inflamatoria que lleva a brotes de enfermedad. Dado el papel central y la amplia gama de efectos de los linfocitos B sobre el lupus, no es sorprendente que este tipo de células haya sido objeto de intensas investigaciones sobre el lupus durante décadas.

El agotamiento del número de los linfocitos B ha sido un enfoque tentador que se probó en el lupus sistémico y la nefritis lúpica con rituximab: un anticuerpo monoclonal humanizado aprobado para tratar los cánceres de la sangre, así como varias enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y el pénfigo vulgar. Rituximab no se aprobó para el lupus porque los ensayos de Fase 3 que probaron su uso en pacientes con lupus no alcanzaron significación estadística, pero el agente todavía se usa porque ayuda a algunos pacientes con lupus.

Marko Radic, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee (Estados Unidos) y colegas desarrollaron un enfoque novedoso para lograr el agotamiento de los linfocitos B en el lupus. Específicamente, el equipo creó un nuevo tipo de linfocitos T al insertar en su ADN un código genético para una molécula quimérica, el resultado de la fusión de partes de tres moléculas inmunes completamente diferentes para crear una entidad única que no existe de forma natural.

Los linfocitos T modificadas reconocen la molécula CD19 que se encuentra en casi todas los linfocitos B. Cuando se administran a ratones con lupus, estas células T modificadas, llamadas células T receptoras de antígeno quimérico (CAR), disminuyeron significativamente y mejoraron los síntomas y la progresión de la enfermedad. Además, la vida útil de los animales tratados con las células especiales CAR T fue significativamente más larga que la de los animales tratados con control. El tratamiento disminuyó varias manifestaciones de lupus, como la elevación de proteínas en la orina, la inflamación de la piel y los niveles de proteínas en la sangre vinculados con la inflamación crónica.

Las células CAR T continuaron siendo efectivas durante hasta un año. Las células CAR T han sido ampliamente probadas y recientemente aprobadas como tratamiento para el cáncer; su potencial más allá de la oncología está ganando impulso con los estudios en pénfigo vulgar y ahora en lupus con la publicación Radic.

Los estudios demuestran el potencial de la terapia con células T CAR en el lupus y otras enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la extensión de estos estudios en modelos animales a ensayos en seres humanos debe realizarse con precaución, ya que esta terapia conlleva riesgos potenciales que deben evaluarse cuidadosamente. Radic y colegas publican sus resultados en Science Translational Medicine.