Recomendaciones que dar a tus pacientes para unas Navidades lo más seguras posibles

  • Andrea Arnal

  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Se acercan las Navidades, uno de los momentos del año de mayor ajetreo social, y las consultas se empiezan a llenar de ruegos y preguntas a los profesionales sanitarios acerca de qué hacer para reducir al máximo el contagio en las reuniones familiares. Univadis España ha contactado con varios expertos para elaborar esta breve guía en la que se establecen los puntos claves sobre qué aconsejar a los pacientes para tener unas fiestas navideñas lo más libres de Covid-19 posible. 

No romper la burbuja de convivencia

No bajar la guardia y seguir manteniendo los mismos contactos que hasta ahora es fundamental para reducir el riesgo de contagio, también en fiestas: “Si hasta estos meses hemos intentado juntarnos solo con los grupos más estrechos del trabajo, o alguna parte de la familia que es inevitable ver porque son dependientes… yo seguiría manteniendo estos grupos”, señala Anna Fernández, profesional de medicina familiar y comunitaria, y coordinadora de la sección jóvenes médicos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC). “Si en lugar de 10 personas son 6, mejor. Y si son 4, mejor todavía”, señala. 

A esta recomendación se le une Fernando Navarro y Javier Precioso, médicos de familia y miembros del equipo médico PacientesSemergen.es de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen): “Además, es recomendable que no acudan grupos de muchos núcleos de convivencia ni alternar a lo largo de las fiestas, ya que el riesgo de contagio aumenta de forma exponencial al reunirse personas de diferentes ámbitos sociales”.

Llevar la mascarilla el mayor tiempo posible 

De nuevo, la mascarilla será fundamental para evitar el contagio en las reuniones: “Aunque seamos los de siempre, o los mínimos posibles, debemos mantener la mascarilla el máximo rato posible”, apunta Fernández. “Hay que intentar que tanto en la sobremesa como al llegar, cuando todavía no estamos sentados, la llevemos puesta”. Eso también incluiría los viajes que hacemos dentro del hogar, como ir al baño o a la cocina. Y Navarro recuerda que las mascarillas recomendables “son las quirúrgicas y las ffp2, que confieren mayor protección a quien las porta”. 

Reducir el tiempo de las reuniones y aumentar la distancia social

Los dos especialistas coinciden al afirmar que, en la medida de lo posible y si el tiempo lo permitiera, las reuniones deberían llevarse a cabo en espacios abiertos: “Actualmente se conoce el papel fundamental de la transmisión aérea en el contagio, por lo tanto, se aconseja que las reuniones se realicen en el exterior”, señala Precioso. En este aspecto, el experto apunta a que puede ser más recomendable realizar las reuniones “durante el día que durante la tarde o noche, ya que el clima y la temperatura pueden ser más bonancibles”. 

Si no se pueden hacer en la calle, la alternativa es siempre un lugar lo más ventilado posible, tratando de mantener en todo momento la mayor distancia social (especialmente durante las comidas, pero también en el momento de saludar) y reduciendo al máximo el tiempo de visita: “Esto es importante porque a mayor tiempo de exposición, va a existir un mayor riesgo de contagio. Un consejo en lo que atañe a las reuniones familiares es, en caso de que tengan lugar, que los encuentros sean breves y no se eternicen las sobremesas: ya habrá más tiempo”, concluye Navarro.

Actuar como si estuviéramos en un restaurante

En el momento de sentarnos, Fernández aconseja que nos comportemos “como si estuviéramos en un restaurante”, es decir,  que “si estás cocinando para no convivientes, que sea con mascarillas, que los platos ya vengan servidos, que si uno sirve, sea el único que toque las pinzas, no compartir platos o copas, etcétera”. Eso incluye también servir los entrantes o los postres, los turrones y los dulces de forma individual y ya preparados para que sean manipulados por la menor gente posible. 

No fiarse de los test de antígenos 

Desde que se aprobara recientemente la compra de test de antígenos en las farmacias, los médicos de atención primaria están recibiendo en sus consultas a pacientes que preguntan sobre su efectividad, si bien su realización no está recomendada: “Imprime una sensación de falsa seguridad, y no hay que olvidar que además de la sensibilidad y especificidad de la propia prueba, cada contacto con otra persona hace que estemos potencialmente en riesgo de una nueva infección, por lo que son tremendamente efímeras”, explican Navarro y Precioso, quienes insisten además en que “hay muchos factores que pueden hacer que la fiabilidad del  resultado no sea la esperada”. Por eso, los médicos desaconsejan recomendarlas en consulta de cara a las próximas celebraciones.

Extremar la precaución en los viajes (y evitarlos en la medida de lo posible)

Las recomendaciones oficiales del Ministerio determinan que hay que reducir los viajes en la medida de lo posible, pero hay casos en los que es inevitable. Para aquellos que vienen de países con una alta incidencia por Covid-19, se requiere la realización de una prueba PCR dentro de las 72 horas antes de viajar, y que durante el trayecto se extremen las precauciones. Algunas de ellas son las que enumera Navarro, como “llegar con margen (puede que haya más controles o mayor tiempo de espera por las medidas restrictivas) evitar las aglomeraciones, así como los viajes en hora punta, en caso de permanecer mucho tiempo en un espacio cerrado o con poca ventilación maximizar la utilización de la mascarilla y comprobar que sea de un nivel de filtración adecuado”.

El aislamiento preventivo, útil pero poco realista

A la pregunta de si debería la gente aislarse para reducir las probabilidades de ser contagiado, todos los expertos consultados afirman que puede ser una opción, pero, además de no reducir a cero la posibilidad de contagio, en opinión de Fernández se trata de una iniciativa poco realista: “Hay poca gente que puede decir que es capaz de aislarse 10 días. Lo recomendable, más que el aislamiento, es evitar las máximas relaciones sociales posibles: si a lo mejor si has ido a una reunión familiar de mucha gente, intentar no acudir al día siguiente a otra, o a un concierto, o a un centro comercial...”.