Ramucirumab incrementa la supervivencia hasta ocho meses en pacientes con carcinoma hepatocelular en estadio avanzado (Lancet Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio internacional, en el que ha participado Josep M. Llovet, investigador del Idibaps, ha demostrado la eficacia de la terapia antianigiogénica ramucirumab para tratar el cáncer de hígado en estadio avanzado, aumentando la supervivencia en hasta ocho meses.

El trabajo, publicado en The Lancet Oncology, demuestra que hay una mejora en la supervivencia de los pacientes con carcinoma hepatocelular (HCC), que representa el 90% de los tumores primarios de hígado y es la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo, con una incidencia de 800.000 nuevos casos al año.

Llovet, que dirige el grupo de Investigación Traslacional en Oncología Hepática del Idibaps y es director del Liver Cancer Program en la Icahn School of Medicine at Mount Sinai de Nueva York, ha destacado que se trata del quinto fármaco efectivo en el tratamiento del carcinoma hepatocelular, el tercero en segunda línea y el primero que se administra en base a la presencia de un biomarcador concreto, el alfafetoproteína (AFP).

"El uso de biomarcadores para la selección de pacientes permite avanzar hacia tratamientos de medicina personalizada, mejorando el beneficio clínico y limitando la exposición a la toxicidad de otros agentes que pueden no ser tan efectivos", ha explicado en un comunicado del Idibaps.

El objetivo del estudio era el de demostrar la eficacia y la seguridad del tratamiento con ramucirumab en pacientes con niveles elevados de alfafetoproteína en los que el tratamiento con sorafenib había fracasado.

En el estudio participaron 292 pacientes de 92 hospitales en 20 países diferentes y los resultados demuestran que el tratamiento mejora la supervivencia con un buen perfil de seguridad.

Se trata del primer estudio que selecciona pacientes con tumores avanzados muy agresivos (AFP> 400 ng/ml), en los que la historia natural es de cinco meses y se consigue una aumento de supervivencia de hasta ocho meses.

En los últimos años, el tratamiento de la enfermedad ha evolucionado de forma considerable; el único tratamiento disponible hasta hace dos años para el HCC era el inhibidor multicinasa sorafenib.

Desde su aprobación, sólo tres fármacos, han demostrado beneficios clínicos en el manejo de este tumor: lenvatinib como tratamiento de primera línea, y regorafenib y cabozantinib, en segunda línea, todos ellos inhibidores de multicinasa asociados a una toxicidad elevada.

En el pronóstico del HCC influyen diversos factores, el estadio en el que se diagnostica, la severidad de la enfermedad en el hígado, la histopatología o los niveles de AFP.

"Precisamente, niveles altos de esta proteína están asociados a un mal pronóstico, ya que está implicada en la mayor capacidad de vascularización del tumor", revela Llovet.

Según el investigador, "ramucirumab es un anticuerpo monoclonal que inhibe de forma específica el receptor VEGFR2, implicado en el proceso de angiogénesis del tumor, lo que promueve su crecimiento".