Quisinostat previene la reaparición del cáncer en ratones (Nat Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto Francis Crick (Reino Unido) han identificado un fármaco bien tolerado por los pacientes que previene la reaparición del cáncer, según estudios realizados con ratones.

Uno de los mayores desafíos en la investigación del cáncer es prevenir que el cáncer reaparezca en pacientes que ya han recibido tratamiento. Una razón de estas recaídas es que algunas células cancerosas sobreviven y son capaces de crecer en un nuevo tumor.

Como parte del estudio publicado en Nature Communications, los investigadores mostraron que el medicamento experimental quisinostat podría detener el recrecimiento tumoral después del tratamiento inicial en ratones vivos y evitar la expansión de las células cancerosas humanas supervivientes en cultivos.

El medicamento funciona aumentando la cantidad de la llamada histona H1.0 dentro de las células tumorales. Esta proteína impide que las células cancerosas se repliquen y que el tumor crezca. Cuando el equipo probó el fármaco en tumores en ratones detuvo el crecimiento del tumor. Y cuando se probó en células de pacientes con cáncer de mama, pulmón o páncreas, las células cancerosas quedaron atrapadas en un estado de no división.

Los investigadores esperan que, si se demuestra su eficacia en pruebas y ensayos clínicos adicionales, este fármaco pueda administrarse a los pacientes después del tratamiento para evitar que cualquier célula cancerosa que haya quedado atrás provoque una recaída de la enfermedad. El efecto de quisinostat no depende de la forma en que las células cancerosas sobrevivieron al tratamiento, algo que varía de un paciente a otro, y a través de los tipos de cáncer, y podría tener un beneficio terapéutico potencialmente amplio.

La autora principal, Cristina Morales Torres, comenta que “ste fármaco funciona incapacitando las células que alimentan el crecimiento del cáncer a largo plazo y conducen a la recaída de la enfermedad. Estos primeros hallazgos incluso sugieren que puede ser más eficaz que los medicamentos comúnmente utilizadas que inhiben el crecimiento de los tumores".