Quinta semana de huelga de la Atención Primaria en Madrid y sin cita para negociar

  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La huelga de médicos y pediatras de Atención Primaria encara su quinta semana, con la Consejería y el comité enrocados en sus respectivas posturas. De hecho, no hay cita para negociar fijada en el calendario.

Cabe recordar que la última reunión entre ambas partes, el pasado jueves, día 15, terminó con una decena de miembros del comité de huelga encerrados en la Dirección General de Recursos Humanos del Sermas. Este acto finalizó a las 36 horas, de nuevo sin acuerdo alguno.

Ante esta circunstancia y coincidiendo con el primer mes de los paros, los casi 5.000 médicos y pediatras en huelga están llamados el próximo miércoles, día 21, a una nueva marcha de protesta. Esta discurrirá entre la Dirección General del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), en la calle Sagasta, hasta la Puerta del Sol, donde se encuentra la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

Sin cita para negociar

Desde Amyts, el sindicato convocante, critican no solo que no haya cita para negociar, sino la falta de interés y voluntad política en las citas pasadas. Así, exponen que, en casi un mes de huelga, ni la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ni el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ni el titular de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, han aparecido a negociar.

Así, para el comité de huelga, “los que no quieren negociar ni tienen voluntad política “son los responsables de la Comunidad de Madrid. De esta forma, les echan en cara sus "tácticas autoritarias, partidistas, electoralistas están siendo un revulsivo para que la gente quiera continuar con esta huelga”.

Por todo ello, la portavoz del comité de huelga ha insistido en la necesidad de un interlocutor válido en la próxima cita para negociar, que permita recuperar la confianza perdida por los incumplimientos del Ejecutivo madrileño y ofrecer un compromiso inversor para acabar con la sobrecarga que sufren los profesionales.