¿Puede este paciente COVID-19 irse a casa? Consenso de expertos sobre la decisión

  • Douillet D et al Intern Emerg Med 4 de septiembre de 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Jenny Blair, MD | Informes Clínicos | 11 de septiembre de 2020

Conclusión práctica

  • La regla HOME-CoV puede ser de ayuda en el proceso de toma de decisiones de hospitalización para pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19.

Relevancia

  • La hospitalización de pacientes COVID-19 con síntomas leves puede sobrecargar los hospitales.

  • Muchas reglas para la toma de decisiones sobre pacientes COVID-19 en el servicio de urgencias no son suficientes porque:

    • Requieren imágenes o laboratorios, ralentizando la toma de decisiones.

    • Se han estudiado en pacientes hospitalizados, no en población de urgencias.

Descripción

  • 51 médicos de urgencias, geriatras, expertos en enfermedades infecciosas y expertos en ética de Francia y Canadá utilizaron el método Delphi para desarrollar esta regla.

  • El 94,4% aceptaron los 8 criterios que forman la regla HOME-CoV.

  • Financiación: Angers University Hospital.

Resultados fundamentales

  • Si un paciente tiene síntomas COVID-19 leves, se considera la hospitalización si cumple alguno de los siguientes:

    • Saturación de oxígeno ambiental ≤94%;

    • Frecuencia respiratoria ≥25/minuto;

    • Imposibilidad de hablar sin tomar aire durante ≥8 segundos;

    • PAS ≤90 mmHg;

    • Frecuencia cardiaca ≥120 latidos/minuto;

    • Confusión o pérdida de conocimiento;

    • Empeoramiento clínico en las últimas 24 horas; y 

    • Comorbilidades graves en combinación con condiciones de vida inadecuadas.

Limitaciones

  • Regla elaborada por consenso de expertos.

    • Una regresión logística multivariable o una cohorte de derivación y una cohorte de validación separada habrían sido mejores.

    • Pero los autores carecían de una base de datos amplia compuesta de pacientes hospitalizados y ambulatorios con COVID-19.