Primeras pautas para identificar y tratar las lesiones pulmonares asociadas al uso del cigarrillo electrónico (Lancet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Intermountain Healthcare, en Salt Lake City (Estados Unidos), han desarrollado una guía de tratamiento de mejores prácticas para identificar y tratar rápidamente a los pacientes que desarrollan la nueva lesión respiratoria potencialmente mortal que ha causado varias muertes en Estados Unidos asociadas al uso de cigarrillos electrónicos, según un nuevo estudio publicado en The Lancet.

"Esto sigue siendo un brote continuo, y no es algo que hayamos visto antes con el vapeo", reconoce Denitza Blagev, autora principal.

El diagnóstico de lesiones pulmonares y las pautas de tratamiento desarrolladas se basan en la experiencia clínica acumulativa de tratar a más de 60 pacientes en los 24 hospitales y 215 clínicas de este sistema de salud.

Las pautas recomiendan cursos más cortos de esteroides en dosis moderadas para pacientes que son tratados como pacientes ambulatorios o ingresados en hospitales, y dosis más altas de esteroides intravenosos que se reducen más lentamente para pacientes que están gravemente enfermos al ingreso. Los médicos también recomiendan un seguimiento ambulatorio cercano, ya que se reconocen las complicaciones después de la recuperación inicial.

"Al compartir la directriz, estamos llegando a los médicos y manteniendo las lesiones pulmonares asociadas al cigarrillo electrónico o al vaporizador en la mente de todos, especialmente a medida que entramos en la temporada de gripe y diagnosticar la lesión pulmonar asociada al vaporizador se vuelve más desafiante", señala Blagev.

"Ahora tenemos un enfoque estandarizado para tratar a estos pacientes, y estamos comenzando a aprender sobre la recuperación y las complicaciones -añade-. El tiempo nos mostrará los resultados a largo plazo y la causa de esta nueva enfermedad, pero mientras tanto, la forma más segura de prevenir las lesiones pulmonares asociadas a los cigarrillos electrónicos es no vapear".

En el estudio, los investigadores identificaron a 60 pacientes con lesión pulmonar asociada al cigarrillo electrónico o vapeo (E-VALI) en 13 hospitales o clínicas diferentes de Intermountain en Utah desde el 27 de junio de 2019 hasta el 4 de octubre de 2019.

El diagnóstico se definió por un historial de vapeo o uso de cigarrillos electrónicos dentro de 90 días antes de los síntomas, anomalías que se muestran en las imágenes de tórax y ninguna otra causa de estos hallazgos (como la neumonía).

Si bien la mayoría de los pacientes con E-VALI ingresaron en una unidad de cuidados intensivos, muchos no estaban gravemente enfermos y se recuperaron más rápidamente. Estos pacientes generalmente tenían síntomas parecidos a la gripe, dificultad para respirar, tos, dolor torácico y síntomas abdominales como náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La mayoría de los pacientes con lesiones pulmonares asociadas a cigarrillos electrónicos fueron tratados con antibióticos (debido a síntomas de neumonía superpuestos), oxígeno y esteroides. Si bien las pruebas de enfermedades infecciosas específicas fueron negativas para todos los pacientes, la mayoría recibió antibióticos, informan los investigadores.

Los médicos atribuyen la mejora clínica de la salud de los pacientes al efecto positivo de los esteroides que recibieron. La mayoría de los pacientes comenzaron a mostrar mejoría en cuestión de días, sin embargo, los investigadores notaron que seis de los pacientes, o el 10% de los inscritos en el estudio, recayeron y tuvieron complicaciones que requirieron el reingreso al hospital.

La mayoría de los pacientes que fueron reingresados en el hospital habían estado gravemente enfermos cuando acudieron inicialmente para recibir atención, y la mitad de ellos reanudaron el vapeo después del alta.

En el primer estudio que informó resultados de seguimiento para estos pacientes, los médicos realizaron un breve examen de seguimiento después de dos semanas y descubrieron que, aunque la mayoría de los pacientes habían mejorado significativamente, muchos tenían problemas residuales.

Solo el 23% de los pacientes todavía necesitaban oxígeno suplementario, pero la mayoría aún mostraba algunos signos de anormalidades pulmonares en sus pruebas de imagen y de respiración.

Estos hallazgos están ayudando a los médicos a reconocer cómo se ven las lesiones pulmonares asociadas con los cigarrillos electrónicos o el vapeo, y les ayuda a mantener un alto grado de sospecha cuando diagnostican lesiones pulmonares en pacientes que han estado vapeando.

"Es esencial estar atento a la obtención del historial de vapeo de un paciente cuando es admitido y tenerlo en cuenta durante toda su estadía en el hospital - Blagev-. Para algunos pacientes en nuestro estudio, su historial de vapeo no surgió hasta que estuvieron bien en el curso de su enfermedad".