Primer mapa tomográfico para el diagnóstico del glaucoma (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Pablo Amil, investigador de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), ha creado un mapa que establece los diferentes grados de apertura del ángulo iridocorneal del ojo, elemento clave para establecer el grado de gravedad del glaucoma, lo cual ayudará a tomar decisiones sobre la necesidad de cirugía.

Se trata del primer mapa tomográfico de diagnóstico del glaucoma que consta de 1.000 imágenes tomográficas del ángulo iridocorneal tomadas con la técnica OCT (Ocular Coherence Tomography) y ordenadas sobre un plano, de forma que el paciente puede ubicar fácilmente el estado de su ojo en la zona de ángulos más cerrados o más abiertos, ha informado la UPC en un comunicado.

Amil, de grupo en Dinámica no Lineal, Óptica no Lineal y Lásers de la UPC en Terrassa (Barcelona), en colaboración con Ulrich Parlitz, del Max Planck Institute, y el Instituto de Microcirugía Celular (IMO) de Barcelona, ha creado esta herramienta.

El investigador ha asegurado que el oftalmólogo, a la hora de hacer un diagnóstico, cuenta con una única imagen tomográfica del ojo del paciente que muestra el ángulo iridocorneal: "Normalmente, el diagnóstico del médico es bastante preciso, pero el paciente no cuenta con otros elementos comparativos para decidir si opera".

"Mi trabajo permite a los pacientes comparar de manera sencilla y objetiva, a través de un mapa de imágenes, el nivel de gravedad de su enfermedad y ayudarlos a decidir si se operan", ha subrayado el investigador, cuyo método se ha publicado en Scientific Reports.

El mapa tomográfico se ha elaborado con un algoritmo de inteligencia artificial al que ha sometido las 1.000 imágenes de los ángulos iridocorneales, que ha distribuido y ordenado en un mismo plano y ha comparado con 160 diagnósticos realizados por oftalmólogos.

El método ha sido desarrollado en el marco del proyecto europeo Be-Optical, coordinado por Cristina Masoller, que forma a jóvenes investigadores y desarrolla nuevas metodologías para analizar datos biomédicos y contribuir a la detección precoz de enfermedades oculares.

Este trabajo cuenta con una patente europea de la UPC, el Max Planck Institute y el IMO, y el sistema se integrará a medio plazo en una nueva tecnología de toma de imágenes tomográficas que incluirá su método comparativo y ofrecerá instantáneamente el grado de gravedad del glaucoma al paciente.