Primer ensayo estadounidense para probar la quimioterapia en aerosol en cánceres avanzados

  • Mark L. Fuerst

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos está investigando si la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol (PIPAC) puede beneficiar a los pacientes con cáncer avanzado y carcinomatosis peritoneal.

El ensayo de fase 1 (NCT04329494) del equipo es el primero en Estados Unidos en probar quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol y reclutará pacientes con cáncer de ovario, útero, colorrectal o gástrico que tienen carcinomatosis peritoneal.

Los datos de estudios fuera de Estados Unidos sugieren que la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol puede inducir la regresión de la carcinomatosis peritoneal, incluso en cáncer gástrico, de ovario y colorrectal en etapa terminal resistentes al tratamiento.[1]

El estudio introduce formalmente la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol en Estados Unidos y sirve como una plataforma de lanzamiento para realizar más investigación sobre cómo se debe administrar el tratamiento y qué tipos de quimioterapias se pueden usar.

Sobre la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol

"La quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol es un nuevo enfoque terapéutico que es mínimamente invasivo, no requiere citorreducción y se puede repetir con frecuencia", dijo la Dra. Thanh Dellinger, ginecóloga oncóloga en City of Hope en Duarte, Estados Unidos y coinvestigadora principal del ensayo de fase 1.

"La quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol implica acceder a la cavidad abdominal mediante técnicas laparoscópicas estándar y se basa en el aumento de la presión intraabdominal (15 mm Hg) que se logra con la cirugía laparoscópica, que genera un flujo convectivo que fuerza a los fármacos quimioterapéuticos en aerosol desde la cavidad peritoneal al tejido subperitoneal y supera la presión intersticial del tumor ", explicó la Dra. Dellinger en una entrevista.

"El procedimiento quirúrgico para administrar la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol no suele causar adherencias y permite la administración repetida de quimioterapia intraperitoneal, la estadificación objetiva del tumor y la evaluación de la respuesta", señaló.

La Dra. Dellinger dijo que las ventajas de la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol incluyen que es un abordaje mínimamente invasivo, no se requiere cirugía de citorreducción, permite una absorción más profunda de los fármacos en los tejidos tumorales, tiene una distribución de fármacos más amplia y eficaz, hay menos toxicidades por las dosis más bajas de medicamentos, la administración puede repetirse y otorga paliación de los síntomas de la carcinomatosis peritoneal, que incluyen la distensión abdominal y la ascitis.

La quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol logra una penetración más profunda (de varios milímetros) en el nódulo peritoneal con cisplatino, en comparación con menos de 1 mm con la quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (HIPEC) y otros métodos intraperitoneales, según el Dr. Amit Merchea, profesor asistente de cirugía en la Mayo Clinic en Jacksonville, Estados Unidos.

El Dr. Merchea realizó el primer procedimiento de quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol en Estados Unidos en diciembre de 2019.

Se necesitan terapias innovadoras

La carcinomatosis peritoneal suele ser presentarse en etapas avanzadas de los cánceres abdominales y generalmente es letal, dijo la Dra. Dellinger. Señaló que la quimioterapia sistémica en el contexto paliativo es relativamente ineficaz en pacientes con carcinomatosis peritoneal debido a las limitaciones farmacocinéticas, la malabsorción del fármaco a nivel peritoneal y las deficiencias en la distribución local del fármaco.

"Se necesitan con urgencia terapias innovadoras y eficaces para las personas que tienen cáncer de ovario, útero, gástrico o colorrectal con carcinomatosis peritoneal", dijo la Dra. Dellinger.

"La quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol es una nueva opción de tratamiento que ha tenido resultados muy favorables y emocionantes", dijo el Dr. Merchea. "Potencialmente es una opción para los pacientes cuando no existen otras opciones de tratamiento, y es una alternativa para brindar esperanza a los pacientes cuando a menudo no tienen ninguna".

Los candidatos potenciales para la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol incluyen pacientes que tienen carcinomatosis peritoneal, han progresado a otras terapias estándar, tienen una esperanza de vida de más de 6 meses y no son candidatos para la citorreducción con quimioterapia intraperitoneal hipertérmica. Sigue habiendo datos muy limitados sobre el uso de la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol como un enfoque neoadyuvante para convertir la enfermedad irresecables en resecable, subrayó el Dr. Merchea.

"La administración bajo presión de quimioterapia directamente al tumor permite que la quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol penetre mejor en la superficie peritoneal y los nódulos tumorales que los enfoques tradicionales, como quimioterapia intraperitoneal hipertérmica", dijo el Dr. Merchea. "Y la distribución del fármaco a nivel tisular es mejor que la que se consigue a menudo con la quimioterapia sistémica, pero sin los efectos sistémicos de la quimioterapia, como la caída del cabello. El tratamiento también proporciona una evaluación cuantitativa de la respuesta en tiempo real al poder evaluar directamente el tumor mediante visualización laparoscópica y repetir la biopsia".

"Es importante destacar que los pacientes que se someten a quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol no notan una disminución en su calidad de vida y algunos pacientes notan una mejoría, particularmente con respecto a las náuseas, los vómitos, el apetito, la fatiga y el estreñimiento", dijo el Dr. Merchea.

Detalles del ensayo

El ensayo de fase 1 de quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol incluirá un máximo de 24 pacientes. Recibirán tratamiento cada 6 semanas hasta por tres ciclos y el seguimiento será hasta por 3 años.

Los pacientes con cáncer de ovario, útero o gástrico se someterán a quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol con cisplatino, seguido de doxorubicina. Los pacientes con cáncer colorrectal se someterán a quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol con oxaliplatino precedido por leucovorina y fluorouracilo durante los ciclos 2 y 3.

Los investigadores también planean perfilar los tumores de los pacientes.

"Las muestras de tumores se evaluarán cronológicamente con genómica, transcriptómica espacial, farmacodinámica y secuenciación unicelular a lo largo del curso de tratamiento de cada paciente, aclarando así los efectos del tratamiento y la historia natural de los cánceres peritoneales", dijo la Dra. Dellinger.

Los sitios del ensayo incluyen City of Hope, Mayo Clinic en Florida, Northwell Health en Nueva York y el National Cancer Institute en Maryland, Estados Unidos.

El ensayo está patrocinado por City of Hope en colaboración con el National Cancer Institute. Los doctores Merchea y Dellinger reportaron no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este artículo fue originalmente publicado en MDedge.com, parte de la Red Profesional de Medscape.