Primer análisis de sangre para detectar el síndrome de fatiga crónica (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han desarrollado un análisis de sangre que puede detectar el síndrome de fatiga crónica, que actualmente carece de una prueba diagnóstica estándar y fiable, pese a más de varias décadas de investigación.

"A veces esta enfermedad se clasifica como imaginaria. Cuando las personas con síndrome de fatiga crónica buscan ayuda de un médico, se someten a una serie de pruebas que evalúan el funcionamiento del hígado, los riñones y el corazón, así como los recuentos de células sanguíneas e inmunitarias. Todas estas pruebas diferentes normalmente guiarían al médico hacia una enfermedad u otra, pero en estos pacientes todos los resultados son normales", explica Ron Davis, principal autor del trabajo, que se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El investigador señala que el problema es que no están mirando lo suficientemente profundo. Ahora, ha desarrollado una prueba que, pese a que aún se encuentra en una fase piloto, podría ser efectiva. Se basa en la forma en que las células inmunitarias de una persona responden al estrés. Con muestras de sangre de 40 personas, 20 con síndrome de fatiga crónica y 20 sin él, la prueba arrojó buenos resultados, identificando con precisión a todos los pacientes con síndrome de fatiga crónica y a ninguno de los individuos sanos.

Esta nueva plataforma de diagnóstico podría incluso ayudar a identificar posibles fármacos para tratar el síndrome de fatiga crónica. Al exponer las muestras de sangre de los participantes a los fármacos candidatos y volver a realizar la prueba de diagnóstico, los científicos podrían ver si el fármaco mejora la respuesta de las células inmunitarias. El equipo ya está usando este análisis de sangre para detectar posibles medicamentos que puedan ayudar a las personas con síndrome de fatiga crónica en el futuro.