Practicar deporte desde la adolescencia reduce el riesgo de adenoma colorrectal (Br J Cancer)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) y la Universidad de Harvard (Estados Unidos) ha concluido que los efectos de practicar ejercicio físico moderado a diario durante la adolescencia reduce en un 39% el riesgo de desarrollar pólipos adenomatosos avanzados, un precursor del cáncer colorrectal, durante los años de vida posteriores.

Para el desarrollo del estudio, publicado en British Journal of Cancer, el equipo analizó los datos de 28.250 mujeres de entre 25 y 42 años que trabajaban como enfermeras y residentes médicos en Estados Unidos, con el objetivo de examinar los efectos a largo plazo de la actividad física en la salud y el desarrollo de enfermedades.

De este modo, el trabajo analizó la asociación entre la realización de actividad física durante la adolescencia y el riesgo de adenoma durante los años de vida posteriores. Para ello, además, se evaluaron factores de riesgo como el tabaquismo, la dieta, el consumo de alcohol y los antecedentes familiares de cáncer colorrectal.

A las participantes del estudio se les entregó un cuestionario de seguimiento con preguntas sobre enfermedades y temas relacionados con la salud, incluyen el tabaquismo, el uso de hormonas, la historia del embarazo o el estado de la menopausia, entre otros. Asimismo, respondieron preguntas sobre la práctica de actividad física, con el objetivo de averiguar y estimar los niveles que habían llevado a cabo durante su adolescencia, y se sometieron a una colonoscopia, ya que los pólipos y adenomas son asintomáticos.

Los resultados ponen de manifiesto que la práctica de actividad física en la adolescencia reduce hasta en un 7% el riesgo de desarrollar adenomas, a pesar de ser un ejercicio menor del recomendado (menos de 60 minutos diarios). Por su parte, la actividad física solo durante la edad adulta (entre 23 y 64 años) redujo el riesgo en un 9%, mientras que su realización durante ambas etapas dio lugar a una disminución del riesgo de un 24%.

Sin embargo, cuando es realizada de forma correcta, es decir durante 60 minutos o más, el riesgo se reduce en un 39%. Esto puede ocurrir porque el ejercicio ayuda a disminuir la grasa corporal, la inflamación y los niveles de azúcar en sangre, explican los autores.

Leandro Rezende, autor del estudio, ha explicado que existe un efecto acumulativo de la actividad física a medida que la vida continúa, por lo que "cuanto más actividad física, menor será el riesgo de desarrollar adenomas en la edad adulta".