Positivos resultados con atezolizumab en pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La inmunoterapia mejora la supervivencia en algunas pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico, de acuerdo con los resultados más recientes del ensayo clínico IMpassion130, presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), celebrado en Múnich (Alemania).

Peter Schmid, primer autor de la investigación, señala que los resultados de este tratamiento, atezolizumab en combinación con nab-paclitaxel, "cambiarán la forma de tratar el cáncer de mama triple negativo". "También es la primera inmunoterapia que mejora los resultados en este tipo de cáncer. El mayor beneficio en la supervivencia se observó en pacientes con tumores PD-L1 positivo", ha añadido.

El cáncer de mama triple negativo es el tipo más agresivo de cáncer de mama. Es relativamente raro y frecuentemente afecta a mujeres jóvenes. Una vez que la enfermedad se convierte en metastásica, la mediana de la supervivencia es de aproximadamente 12 a 15 meses. El cáncer de mama triple negativo no tiene receptores de estrógenos ni de la proteína HER2, lo que significa que no se puede tratar con hormonoterapia ni con fármacos dirigidos a HER2. El principal tratamiento farmacológico es la quimioterapia y la mayoría de los pacientes desarrollan resistencia a la quimioterapia al cabo de unos pocos meses.

El estudio IMpassion 130, de fase 3, reclutó a 902 pacientes con cáncer de mama triple negativo que no habían recibido tratamiento previo para la enfermedad metastásica. Los pacientes se asignaron aleatoriamente a quimioterapia estándar (nab-paclitaxel) más atezolizumab, un anticuerpo dirigido a la proteína PD-L1; o a quimioterapia estándar más placebo.

La terapia de combinación redujo el riesgo de empeoramiento de la enfermedad o de muerte en un 20% en todos los pacientes y en un 28% en el subgrupo que expresa PD-L1. En toda la población del estudio, la mediana de la supervivencia libre de progresión fue de 7,2 meses con la combinación y 5,5 meses con quimioterapia solo. En el grupo PD-L1 positivo, la mediana de la supervivencia libre de progresión fue 7,5 meses con la combinación y 5,0 meses con quimioterapia solo.

En pacientes con tumores PD-L1 positivo, la mediana de la supervivencia global fue 25 meses con la combinación, en comparación con 15,5 meses con la quimioterapia estándar en monoterapia. En todas las pacientes, la supervivencia fue 21,3 meses con la combinación frente a 17,6 meses con la quimioterapia sola.

Schmid señala que la terapia de combinación se toleró "bien". "La mayoría de los efectos secundarios se debieron a la quimioterapia y se produjeron a una tasa similar en ambos grupos de tratamiento, aunque hubo un aumento menor en las náuseas y en la tos en el grupo de combinación. Los efectos secundarios asociados a la inmunoterapia fueron raros, siendo los más frecuentes el hipotiroidismo que se produjo en el 17,3% de los pacientes que reciben la combinación de fármacos y en el 4,3% que reciben quimioterapia sola", ha comentado.

El doctor añade que la inmunoterapia, añadida a la quimioterapia estándar, prolongó la supervivencia en diez meses en pacientes con tumores que expresan PD-L1. "Esta combinación debería convertirse en una nueva opción de tratamiento para pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico", concluye.