Posible vacuna contra virus de la familia Coxsackie B, posiblemente implicados en la diabetes tipo 1 (Sci Adv)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) y de Universidad de Tampere (Finlandia) han producido una vacuna para los virus involucrados en el ataque autoinmune que podría conducir a la diabetes tipo 1, con la esperanza de que pueda proporcionar protección contra la enfermedad, según publican en Science Advances.

Uno de esos factores considerados significativos en la diabetes tipo 1 son las infecciones causadas por un grupo muy común de enterovirus. El subgrupo en cuestión es la familia Coxsackie B (CVB) y se compone de seis cepas que pueden causar resfriado común. Sin embargo, los CVB también pueden causar infecciones más graves que conducen a enfermedades como la miocarditis y la meningitis.

Según diversas observaciones científicas, una hipótesis sugiere que los CVB desempeñan un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1. La enfermedad se caracteriza por un ataque autoinmune contra las células beta productoras de insulina en el páncreas y es posible que la infección por el virus inicie de alguna manera este ataque del sistema inmunitario.

Estudios epidemiológicos en que los niños con un perfil de riesgo genético para la diabetes tipo 1 fueron controlados mediante análisis de sangre durante un período de muchos años, indican que los CVB podrían ser un contribuyente patógeno.

También hay observaciones de autopsias que sugieren que los CVB podrían estar involucrados en el desarrollo de diabetes tipo 1. Sin embargo, esto sigue siendo hipotético, ya que la conexión aún no se ha demostrado, aunque es una hipótesis bien establecida entre los investigadores de diabetes.

Los autores han producido ahora una vacuna que protege contra las seis cepas conocidas de CVB. La vacuna se probó en diferentes modelos animales y se ha observado que protege a los ratones infectados con CVB contra el desarrollo de diabetes tipo 1 inducida por virus.

Luego probaron la vacuna en macacos rhesus. En estos animales, la vacuna funcionó bien e indujo anticuerpos contra CVB, lo que sugiere que podría proteger contra el virus.

"Los resultados proporcionan un importante respaldo científico a un programa de desarrollo clínico en curso que tiene como objetivo probar una vacuna comercial similar en humanos", destaca el autor Heikki Hyöty, que participa en el programa de desarrollo clínico.

Asumiendo que la vacuna es segura en los ensayos clínicos iniciales, el plan es usar la vacuna en niños con un perfil de riesgo genético para la diabetes tipo 1. Los investigadores escriben que si el número de niños que desarrollan diabetes tipo 1 disminuye después de la vacunación o si ninguno desarrolla la enfermedad, confirmará que los CVB son un factor desencadenante.

"Esperamos que estos ensayos muestren que este tipo de vacuna es efectiva contra las infecciones CVB y se puede administrar a los niños", señala Malin Flodström-Tullberg, también autor del estudio.

"Sería fantástico si pudiéramos prevenir los casos de diabetes tipo 1 que actualmente sospechamos que son causados por el virus Coxsackie, aunque el número exacto es difícil de estimar -admite-. Al mismo tiempo, la vacuna proporcionaría protección contra la miocarditis, que puede tener un curso severo tanto en niños como en adultos, y contra algunos tipos de resfriados, que habitualmente causan absentismo laboral y escolar".