Posible tratamiento semanal de la infección por VIH en una sola cápsula (Nature Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y del Hospital Brigham and Women's de Boston, en Estados Unidos, han desarrollado una cápsula que permite administrar una semana de medicamentos contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en una sola dosis. Este avance podría facilitar a los pacientes cumplir con el estricto programa de dosificación requerido para tomar los cócteles de medicamentos utilizados para combatir el virus, dicen los investigadores.

La nueva cápsula está diseñada para que los pacientes puedan tomarla solo una vez a la semana y la medicación se liberará gradualmente a lo largo de la semana. Este tipo de sistema de administración no solo podría mejorar la adherencia de los pacientes a su programa de tratamiento, sino que también podría emplearse por personas en riesgo de exposición al VIH para ayudar a prevenir que se infecten, dicen los creadores.

"Una de las principales barreras para tratar y prevenir el VIH es la adherencia -señala Giovanni Traverso-. La posibilidad de hacer que las dosis sean menos frecuentes mejora la adherencia y tiene un impacto significativo a nivel del paciente". Su investigación ha sido publicada en Nature Communications.

Científicos de Lyndra, compañía que se lanzó para desarrollar esta tecnología, también contribuyeron al estudio. Esta empresa ahora está trabajando para realizar un ensayo clínico utilizando este sistema de administración. "Estamos muy entusiasmados con la forma en que este nuevo sistema de suministro de medicamentos puede ayudar potencialmente a los pacientes con VIH/sida, así como a muchas otras enfermedades", subrayan.

Aunque la tasa de mortalidad general del VIH ha disminuido significativamente desde la introducción de terapias antirretrovirales, se produjeron 2,1 millones de nuevas infecciones por VIH y 1,2 millones de muertes relacionadas en 2015. Varios grandes ensayos clínicos han evaluado si los antirretrovirales pueden prevenir la infección por el VIH en poblaciones sanas, pero han tenido un éxito mixto y uno de los principales obstáculos para el tratamiento preventivo es la dificultad para lograr que las personas tomen las píldoras necesarias todos los días.

Los autores del nuevo estudio pensaron que una cápsula de administración de medicamentos que desarrollaron en 2016 podría ayudar a resolver este problema. Su cápsula consiste en una estructura en forma de estrella con seis brazos que pueden cargarse con medicamentos, doblados hacia adentro y envueltos en una capa lisa. Después de que se ingiere la cápsula, los brazos se despliegan y liberan gradualmente su carga.

En un estudio previo, los científicos encontraron que estas cápsulas podrían permanecer en el estómago hasta por dos semanas, liberando gradualmente el medicamento para la malaria ivermectina. Luego, los investigadores se propusieron adaptar la cápsula para suministrar medicamentos contra el VIH.

 

En su versión original, la forma de estrella completa estaba hecha de un polímero que proporciona soporte estructural y transportaba la carga útil del fármaco. Esto hizo que fuera más difícil diseñar nuevas cápsulas que liberaran fármacos a diferentes velocidades, porque cualquier cambio en la composición del polímero podría alterar la integridad estructural de la cápsula.

Para superar eso, los investigadores diseñaron una nueva versión en la que la columna vertebral de la estructura de la estrella sigue siendo un polímero fuerte, pero cada uno de los seis brazos puede llenarse con un polímero diferente cargado con un fármaco. Esto hace que sea más fácil diseñar una cápsula que libera medicamentos a diferentes velocidades. "De alguna manera, es como poner un pastillero en una cápsula. Ahora tienes cámaras para cada día de la semana en una sola cápsula", explican.

Las pruebas en cerdos mostraron que las cápsulas pudieron alojarse con éxito en el estómago y liberar tres medicamentos diferentes contra el VIH durante una semana. Las cápsulas están diseñadas para que, una vez que se suministre todo el medicamento, las cápsulas se desintegran en componentes más pequeños que pueden pasar a través del tracto digestivo.