Posible nueva diana terapéutica para el Parkinson (Nat Struct Mol Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos del Centro Astbury de Biología Molecular Estructural de la Universidad de Leeds (Reino Unido) han identificado por primera vez una región de control maestro de una proteína relacionada con la enfermedad de Parkinson, lo que proporciona una nueva diana para el desarrollo de terapias dirigidas a frenar o incluso prevenir la enfermedad, según publican en Nature Structural and Molecular Biology.

El estudio se centró en la proteína alfa-sinucleína, que está relacionada con el inicio y la progresión de la enfermedad de Parkinson y se encuentra en las células sanas del sistema nervioso, pero surgen problemas cuando se agrupa formando placas que pueden alterar la función normal.

Se suponía que una región corta de la proteína alfa-sinucleína, conocida como NAC, era clave para la enfermedad de Parkinson, ya que es particularmente propensa a la agregación.

En este estudio, Ciaran Doherty y Sabine Ulamec descubrieron que dos regiones fuera de NAC desempeñan un papel crítico en el control de la formación de amiloide de alfa-sinucleína.

La eliminación de estas regiones desactiva la agregación en un entorno de laboratorio, a pesar de que NAC todavía está presente.

Para investigar la importancia de estas regiones en la agregación de proteínas en células vivas, insertaron alfa-sinucleína y una variante de la proteína que carece de las regiones controladoras maestras en las células musculares de los gusanos nematodos y monitorizaron la agregación de las proteínas y sus efectos sobre la movilidad de los gusanos, modelo comúnmente utilizado en la investigación de trastornos neurodegenerativos.

Cuando las regiones de control se eliminaron en los gusanos, la

alfa-sinucleína ya no formaba agregados, y los gusanos eran más sanos y móviles, incluso en la vejez, en comparación con los gusanos que expresaban la proteína alfa-sinucleína normal.

Los autores comentan que, "al tratar de abordar enfermedades como el Parkinson, el primer problema es identificar las áreas clave para atacar con moléculas pequeñas o proteínas basados en medicamentos, ya que estas proteínas no tienen una estructura fija, descartando los métodos tradicionales de diseño de fármacos basados en estructuras. Encontrar un objetivo previamente pasado por alto para centrar los esfuerzos futuros es muy emocionante".

"Nuestro descubrimiento de regiones controladoras maestras puede abrir nuevas oportunidades para comprender cómo la mutación de la secuencia de proteínas que causa la enfermedad podría ayudarnos a encontrar el talón de Aquiles para que estas proteínas se dirijan a futuras intervenciones terapéuticas", añaden.