Posible impacto de la COVID-19 en el aumento de casos en España de enfermedad neumocócica por cepas resistentes a antibióticos

  • Carlos Sierra, PhD

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una de las manifestaciones más comunes y graves de la infección por SARS-CoV-2 antes de la implementación masiva de las vacunación contra la COVID-19 fue el desarrollo de neumonías. Por ello, tiene mucho sentido preguntarse si la aparición de esta nueva enfermedad ha tenido un impacto en el aumento observado de número de casos de enfermedad neumocócica por cepas resistentes a antibióticos. La primera respuesta que surge es que no debería haber relación, ya que la COVID-19 es una enfermedad vírica y por tanto no ha de tratarse con antibióticos. Pero la realidad muestra que un número importante de las personas que desarrollaron neumonía de origen vírico fueron tratadas también con antibióticos para evitar co-infecciones bacterianas. Por ello, sí que podría haber una relación COVID-19 – aumento de casos de neumonía resistente a antibióticos.

Aún es pronto para poder despejar este interrogante, pero un estudio coordinado por investigadores del Laboratorio de Referencia de Neumococo​ del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES​) mostró, a pesar de que su objetivo inicial no era ese, indicios de que efectivamente dicha relación puede existir.

Evolución de la resistencia antibiótica del neumococo en España: 2004 – 2020

El objetivo del estudio realizado por investigadores del ISCIII, del CIBERES y de Meiji Pharma España, y publicado recientemente en la revista Lancet Microbe no era analizar la relación COVID-19 – neumonía resistente a antibióticos, sino uno más amplio: caracterizar la situación de la resistencia antibiótica del neumococo en España entre los años 2004 y 2020 en la población adulta. El hecho de que el intervalo incluyese el año 2020 es lo que ha permitido estudiar el impacto de las distintas vacunas antineumocócicas y los cambios epidemiológicos en el patrón de resistencias antimicrobianas durante el primer año de la pandemia de la COVID-19. 

Para llevar a cabo este estudio de vigilancia nacional, se analizaron 3.017 casos clínicos de neumonía no sensible al tratamiento con penicilina recibidos en el Laboratorio de Referencia Español de Neumococo​ entre 2004 y 2020. Estos casos correspondieron a adultos hospitalizados con enfermedad neumocócica invasiva o neumonía neumocócica no bacteriémica, descartando a aquellos adultos que también padecían meningitis.

Los resultados mostraron que la introducción de las vacunas conjugadas 7 y 13-valentes en España en población pediátrica han sido muy efectivas para reducir en población adulta la carga de enfermedad por cepas resistentes de neumococo gracias al fenómeno de inmunidad de grupo. 

Sin embargo, los datos mostraron una tendencia preocupante: un aumento de serotipos no incluidos en la vacuna 13-valente, principalmente el 11A y el 24F. “Este dato debe ponernos en alerta porque precisamente estos dos serotipos están asociados a una resistencia al tratamiento con antibióticos, lo cual supone, obviamente, una preocupación de salud pública”, declararon a Univadis España los doctores Mirian Domenech y José Yuste, investigadores del Centro Nacional de Microbiología (CNM) y directores del estudio.

Los datos durante 2019 y 2020

Aprovechando que en este estudio se recabaron datos de 2019 (pre COVID-19) y 2020 (COVID-19), se analizo el efecto del SARS-CoV-2 en la susceptibilidad antimicrobiana de Streptococcus pneumoniae. Los datos mostraron que de 2019 a 2020 se produjo un aumento de resistencias a antibióticos de los tipos betalactámicos y macrólidos. La explicación puede ser “el uso generalizado de estos medicamentos en particular con fines preventivos en pacientes infectados con el virus SARS-CoV-2 para evitar co-infecciones bacterianas” declararon los Drs. Domenech y Yuste. A pesar de que esto supone un mal dato, hay que ponerlo en el contexto de lo sucedido en 2020, cuando aún no había vacunas contra la COVID-19. “Ahora, con un número mucho menor de hospitalizados por neumonía COVID-19, el uso generalizado de estos antibióticos es de esperar que también se esté reduciendo”, continuaron los científicos del CNM.

Estrategias para combatir la resistencia a antibióticos

Una vía para reducir la resistencia antibiótica frente a estos serotipos emergentes es el uso de vacunas conjugadas de mayor espectro, como las recientemente aprobadas por las Agencias Española (AEMPS) y Europea del Medicamento (EMA), pero no es la única. También hay antibióticos que están, de momento, mostrando una mejor respuesta tal y como explicó la Dra. Domenech. “La cefotaxima, administrada de manera parenteral, y cefditoren, administrado de forma oral, mostraron menores niveles de resistencia antibiótica en neumococo frente a los citados serotipos emergentes”. Sin embargo, “no debemos caer en su uso generalizado porque podrían provocar la aparición de serotipos que sí sean resistentes a ellos”, concluyó la investigadora.

Este trabajo fue financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (PID2020–119298RB-I00), Meiji Pharma España (MVP 119/20), y el Instituto de Salud Carlos III.