¿Por qué los hombres se enfrentan a un mayor riesgo que las mujeres de presentar la mayoría de tipos de cáncer?

  • Jackson SS & al.
  • Cancer

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Por motivos que no están claros, las tasas de la mayoría de tipos de cáncer son más altas en los hombres que en las mujeres. Los resultados de un estudio reciente publicado en Cancer indican que el motivo puede derivar de diferencias sexuales biológicas subyacentes en lugar de diferencias conductuales relacionadas con el tabaquismo, el consumo de alcohol, la alimentación y otros factores.

En el estudio prospectivo de cohortes se evaluaron las diferencias en el riesgo de cáncer en 21 localizaciones de cáncer en 171.274 hombres y 122.826 mujeres, con edades comprendidas entre los 50 y los 71 años, que participaron en el Diet and Health Study (Estudio de salud y alimentación) (1995-2011) de la Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses.

Durante ese periodo se diagnosticaron 17.951 casos nuevos de cáncer en los hombres participantes y se produjeron 8.742 en las mujeres participantes.

El análisis de los datos reveló que solo los casos de cáncer de tiroides y de la vesícula biliar mostraron una menor incidencia en los hombres que en las mujeres.

Los riesgos de cáncer en otras localizaciones anatómicas oscilaron entre 1,3 veces y más de 10 veces. Los hombres presentaban un riesgo 10,8 veces mayor de cáncer de esófago, 3,5 veces mayor de cáncer de laringe o de cardias gástrico y 3,3 veces mayor de cáncer de vejiga. Los hombres también presentaban un mayor riesgo de cáncer de recto, riñón, piel, hígado, orofaringe y de las vías biliares.

El aumento del riesgo entre los hombres se observó incluso después del ajuste por una amplia gama de conductas de riesgo y de exposiciones a carcinógenos. Las diferencias en las conductas de riesgo y en la exposición a carcinógenos entre los sexos solo representaban una proporción modesta del predominio masculino de la mayoría de tipos de cáncer, que oscilaban entre el 11,2 % para el cáncer esofágico y el 49,4 % para el cáncer de pulmón.

Los resultados indican que las diferencias biológicas entre los sexos (diferencias fisiológicas, inmunitarias, genéticas y de otro tipo) desempeñan una función importante en la sensibilidad al cáncer de los hombres en comparación con las mujeres.

Los autores afirman que los resultados apuntan al posible papel de los mecanismos biológicos relacionados con el sexo (en lugar de las diferencias en las exposiciones a carcinógenos) como los principales determinantes de las diferencias entre hombres y mujeres en el riesgo de cáncer en la mayoría de las localizaciones anatómicas compartidas.

“Nuestros resultados muestran que existen diferencias en la incidencia del cáncer que no se explican solo por las exposiciones ambientales. Esto indica que existen diferencias biológicas intrínsecas entre hombres y mujeres que afectan a la sensibilidad al cáncer”, afirmó la autora principal, la Dra. Sarah Jackson, del Instituto Nacional del Cáncer estadounidense (Rockville, Maryland).

En un editorial adjunto, Jingqin R. Luo y Graham A. Colditz, de la Universidad de Washington (St. Louis, Missouri), analizan los resultados del estudio y afirman que para abordar las diferencias sexuales en el cáncer debe establecerse un enfoque polifacético.

“Estratégicamente, incluir el sexo como variable biológica debe aplicarse a lo largo de todo el proceso del cáncer, desde el pronóstico del riesgo y la prevención primaria del cáncer, el cribado del cáncer y la prevención secundaria, hasta el tratamiento del cáncer y la gestión de los pacientes”, escriben.

“Examinar y abordar las diferencias sexuales en el cáncer y en otras enfermedades es una misión continua. Los estudios traslacionales que trasladan de forma eficaz los resultados de las investigaciones existentes a la práctica clínica son un medio ampliable al alcance para lograr una medicina de precisión, por lo que mitigarán (y, en última instancia, pueden erradicar) las diferencias sexuales en el cáncer”, añaden.