Pacientes con presión arterial elevada presentan un mayor riesgo de apnea del sueño


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un paciente con una presión arterial elevada tiene más probabilidades de tener apnea del sueño, según ha destacado Manuel Sánchez, investigador del IRBLleida y CIBERES, en el marco de la XXVII Reunión Anual de la Sociedad Española de Sueño (SES), celebrada en Vitoria.

Este especiailsta destacó algunos de los beneficios que ofrecen los biomarcadores en el abordaje de este trastorno. En este contexto, abordó los biomarcadores con capacidad para predecir consecuencias fisiopatológicas negativas asociadas a esta patología y la respuesta de los pacientes frente a determinados tratamientos. Así, subrayó que esta herramienta permitirá a los profesionales sanitarios desarrollar una acción terapéutica, de monitorización o de manejo clínico personalizada del síndrome.

Además, hizo hincapié en la patente HIPARCO-score, registrada por el Spanish Sleep Network, que consiste en el análisis de microRNAs en una muestra de sangre que ayudarán a predecir si un paciente va a responder bien o no al tratamiento de la apnea, algo que puede ser especialmente importante en pacientes hipertensos resistentes. De este modo, ha puesto en relieve a los pacientes “non dipper”, que son aquellos a los que no les baja la tensión durante la noche, ya que el 80% de estos padece dicho trastorno.

En este sentido ha explicado que "si hablamos de pacientes non dipper, este es per se un biomarcador que indica que van a tener una mejor respuesta a un tratamiento con presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP). De esta manera, en este tipo de pacientes en concreto, la correcta utilización de la CPAP tiene unas probabilidades muy altas de conseguir bajar su presión arterial".

"Esto representa una nueva ventana de oportunidad para una necesidad médica no cubierta, como es el control de la presión arterial en pacientes hipertensos resistentes", concluyó Sánchez.