Organizaciones médicas y sindicales reclamaron en el Congreso que se refuerce la atención primaria dentro del SNS


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Organizaciones sociales y sindicatos solicitaron a la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados que se refuerce la atención primaria como pilar esencial de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), y para ello pidieron aumentar de forma progresiva la dotación presupuestaria que se le destina hasta alcanzar el 25% del gasto público sanitario en un plazo máximo de cuatro años.

Esta petición fue parte central de la comparecencia de María Fernández, vicepresidenta primera de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), y se enmarca en el manifiesto con recomendaciones acordado por la semFYC, Médicos del Mundo, Salud por Derecho, Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, UGT, CCOO, Yo Sí Sanidad Universal, Asociación de Enfermería Comunitaria, Federación de Asociaciones de Enfermería comunitaria y Atención Primaria, FACUA, Consejo General del Trabajo Social y la Confederación Estatal de Asociaciones de Vecinos.

Por otro lado, a Fernández solicitó incrementar el personal de medicina y enfermería para llegar a un mínimo de un médico de familia y un enfermero de familia y comunitaria más por cada 10.000 habitantes en los próximos dos años.

A su juicio, "la planificación sobre las necesidades de profesionales en AP deben estar basadas en indicadores de la población, como envejecimiento, ruralidad, vulnerabilidad social y económica, y dispersión".

"Solo de ese modo se garantizará que las y los profesionales de Atención Primaria de Salud y Comunitaria APSC trabajen en condiciones de plena seguridad y sin precariedad. La crisis de la COVID-19 y el alto número de sanitarios infectados de AP ha demostrado que han trabajado sin las condiciones mínimas de seguridad necesarias", señalan.

Además, se solicitó la creación de la figura del personal administrativo con formación sanitaria. Mientras se produce esta implantación, recomiendan "fomentar la formación continuada específica a las personas que accedan a esas plazas administrativas en los servicios de salud".

Asimismo, piden crear un organismo estable de coordinación y seguimiento de APSC dependiente del Ministerio, vinculado al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud; desarrollar las Estrategias del Sistema Nacional de Salud con responsabilidad directa de la APSC; mejorar la capacidad resolutiva de APSC, favoreciendo la existencia de una cartera de servicios adecuada y homogénea en todas las comunidades autónomas; e implantar nuevos servicios y actividades que se puedan prestar de forma más eficiente desde la APSC.

Por otro lado, reclaman garantizar infraestructuras y equipamientos adecuados, que permitan que los centros dispongan de los espacios físicos para separar dos circuitos y suficientes consultas para no solaparse en caso de epidemias, y favorecer y promocionar la actividad relacionada con la salud comunitaria, incorporándola como parte de las políticas de salud y de la cartera de servicios.

Además, apuestan por potenciar la atención domiciliaria, la promoción y la prevención para minimizar los riesgos de colapso del sistema, garantizando en todo caso que las y los profesionales de APSC trabajen en condiciones de plena seguridad; el desarrollo de modelos organizativos con mayor autonomía y descentralización a los centros de salud; y promover la innovación en APSC y el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para facilitar la intercomunicación con otros ámbitos asistenciales, la población y el desarrollo de la mHealth.

Por otro lado, ven imprescindible garantizar la coordinación de APSC con Salud Pública, siendo APSC la fuente principal de información epidemiológica con una mayor implicación y retorno de la información a través de mapas epidemiológicos; promover programas preventivos y colaborativos con la sociedad.

También destacan la falta de coordinación entre los servicios sanitarios y sociales, lo que ha supuesto una gravísima situación para algunos colectivos, como el de los mayores. Por eso, la semFYC también solicitó en la comparecencia establecer una alianza firme entre la APSC y los centros residenciales para garantizar una mejor atención y calidad de vida de los mayores más vulnerables. Todo ello con una asignación presupuestaria adecuada y finalista y con auditorias de calidad externas, y al mismo tiempo revisar y adaptar a la realidad actual la Ley de Dependencia y garantizar su implementación, y reforzar los mecanismos de coordinación entre atención hospitalaria, dispositivos de urgencia, salud pública, APSC y las organizaciones e instituciones comunitarias y sociosanitarias.

"En la planificación de dicha atención se ha de tener en cuenta la tipología de las personas que requieren atención sociosanitaria, el modelo de atención, el catálogo de prestaciones, los recursos y los aspectos organizativos y líneas generales y específicas de actuación, con la participación de la personas mayores y dependientes, cuidadores y su entorno", explican.

Para estas organizaciones, "prevenir posibles colapsos ante situaciones como la que hemos vivido es responsabilidad de las distintas administraciones. Pero la prevención se construye día a día desde el refuerzo de una Atención Primaria a menudo infravalorada e infradotada, así como de un sistema social solidario e inclusivo".

Finalmente, recuerdan que una de las lecciones aprendidas que se deben extraer de "esta traumática experiencia" es que "existe un vínculo ineludible entre la salud individual y la comunitaria". Por ello, continúa, "resulta imprescindible que el sistema de protección integre a todas las personas que viven en el territorio, particularmente a las más vulnerables, sin discriminaciones y sin dejar a nadie atrás".