Opinión de los expertos: quimioterapia de inducción para el cáncer pancreático localmente avanzado

  • Seufferlein T & al.
  • Cancer Treat Rev
  • 29 may. 2019

  • de Jim Kling
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Un panel de expertos compuesto por cirujanos, oncólogos médicos y oncólogos gastrointestinales ha revisado los datos actuales sobre el tratamiento del cáncer de páncreas localmente avanzado (CPLA) para ofrecer recomendaciones que se centran en la quimioterapia de inducción para convertir los tumores irresecables en tumores resecables.

Por qué es importante

  • Faltan ensayos controlados aleatorizados que traten del tema.

Puntos clave

  • Algunos estudios retrospectivos y no aleatorizados indican la eficacia del tratamiento de inducción en el CPLA.
  • Debería seleccionarse a los pacientes para el tratamiento de inducción dependiendo de los casos, teniendo en cuenta factores tales como la localización del tumor, la afectación arterial, las concentraciones de CA 19-9, el estado general, la pérdida de peso y los parámetros bioquímicos.
  • Las politerapias más nuevas, como nab-paclitaxel + gemcitabina o FOLFIRINOX, son opciones para el tratamiento de inducción. No se dispone de datos prospectivos para recomendar uno con preferencia al otro.
  • Los pacientes deberían recibir al menos 6 ciclos de quimioterapia de inducción, con evaluación y reestadificación periódicas.
  • Las imágenes radiográficas son poco fiables a la hora de seleccionar a los pacientes para la resección después del tratamiento de inducción. Puede sopesarse para la lapatoromía exploratoria a los pacientes sin pruebas radiológicas de progresión de la enfermedad.
  • El tratamiento de inducción puede aumentar el riesgo de complicaciones posquirúrgicas.
  • Si no se ofrecieron antes de la intervención quirúrgica, puede ofrecerse quimioterapia complementaria, así como quimiorradioterapia, en casos de resección R1 y afectación de los ganglios linfáticos. Para la elección de tratamiento complementario debería sopesarse la tolerabilidad de los pacientes y su respuesta al tratamiento de inducción.