One Health (Una Sola Salud)

  • Dr. Miguel Álvarez Deza

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las amenazas para la Salud Pública que plantea el cambio climático, la globalización y los movimientos transfronterizos de personas y mercancías, así como los retos planteados por los cambios demográficos, el aumento de la esperanza de vida y la creciente prevalencia de enfermedades crónicas, justifican la necesidad de ampliar los sistemas de vigilancia epidemiológica actuales de forma que puedan evaluar el estado de salud de la población con una perspectiva holística, bajo el enfoque de ‘“Una Sola Salud’.

Este concepto fue introducido en el año 2000 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para abordar los riesgos para la salud pública desde un enfoque multidisciplinar. Reconoce que la salud de las personas, los animales domésticos y salvajes, las plantas y el medio ambiente en general están estrechamente vinculados y son interdependientes.

La sociedad es cada vez más consciente de los efectos de la degradación de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad y cómo nos afectan. Las interrelaciones entre especies animales, el medio ambiente y el ser humano determinan el mantenimiento y difusión de patógenos como virus, bacterias, hongos y parásitos.

Nuestras actividades humanas representan interacciones agresivas, dañinas y desequilibradas con la naturaleza, que tienen un efecto directo en la distribución y el exceso de las poblaciones animales. Esto afecta a la presencia y al riesgo de emergencia de patógenos compartidos, con lo que provocaremos cada vez más la aparición de nuevas enfermedades.

Esos patógenos compartidos, capaces de infectar a más de una especie hospedadora, inspiran la medicina de la conservación. Este término fue introducido por primera vez por Koch en 1996 para referirse a los amplios contextos ecológicos de la salud. Trata de relacionar las preocupaciones sobre la salud de todos los organismos vivos con la integridad de los ecosistemas. La superposición de la medicina veterinaria, la medicina humana y la biología de la conservación constituye la base de conocimientos de este campo.

Las enfermedades infecciosas siguen siendo una importante causa de morbilidad y mortalidad y nos han devuelto una sensación de vulnerabilidad ante el mundo microbiano.
En comparación con otras enfermedades, las infecciosas son únicas por su carácter transmisible, pero también por su impredecible potencial pandémico.

La aparición de una nueva enfermedad infecciosa es el resultado de la interacción entre factores dependientes del microorganismo, del hospedador y del ambiente.

Las enfermedades infecciosas emergentes son aquellas que aparecen por primera vez o que, habiendo existido previamente, aumentan su incidencia, virulencia, resistencia o distribución geográfica. 

Se subclasifican en: verdaderamente emergentes (como el virus de la inmunodeficiencia humana, VIH), re-emergentes (como el virus del Nilo Occidental) o intencionadamente emergentes (por ejemplo, por bioterrorismo). Recientemente se ha añadido una nueva categoría, las accidentalmente emergentes (como los poliovirus derivados de la vacuna) y, para completar el espectro, se podrían añadir las des-emergentes, que son las que se han erradicado (como la viruela en 1980).

Se ha señalado que el 60-75 % de las enfermedades infecciosas emergentes tienen un origen zoonótico, donde el patógeno circula de forma natural en la fauna doméstica y la fauna silvestre; y además las zoonosis son una de las principales causas de amenaza de la biodiversidad local de vertebrados, lo que supone alteraciones en los ecosistemas que sustentan tales poblaciones.

Por primera vez en la historia de la humanidad una enfermedad emergente ha llevado al confinamiento a todo el planeta, y puede haber dado origen a lo que algunos denominan la era pandémica. La COVID-19 no será la última pandemia zoonótica, y quizás tampoco la peor.

Tanto la actual pandemia por SARS-CoV-2, como el brote epidémico de viruela símica confirman la relevancia del enfoque de “Una Sola Salud” para prevenir futuros problemas sanitarios como nuevas pandemias o la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos. Bajo esta premisa se ha creado la Agencia Estatal de Salud Pública.

“Reparta malas noticias envueltas para regalo. Dígale al mundo con flores que va a arrasar el planeta…” (Lecciones de urbanidad, J.M. Serrat).

El Dr. Miguel Álvarez Deza es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.