Nuevos conocimientos sobre cómo el VIH se oculta de forma latente (Sci Transl Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Incluso después del éxito de una terapia antirretroviral, el VIH puede esconderse de forma latente en una pequeña cantidad de células del sistema inmunitario durante décadas y resurgir para amenazar la vida de su huésped. Ahora, investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) han descubierto una explicación molecular de cómo lo logra, según publican en Science Translational Medicine.

Los linfocitos T CD4 de larga vida, que actúan como la memoria del sistema inmunitario de infecciones pasadas, son el refugio seguro del VIH. El virus en realidad se entrelaza en el ADN de los linfocitos T, pero debido a que el virus está inactivo, no deja nada para marcar su ubicación.

"El VIH se integra en el ADN humano para que la terapia antirretroviral no pueda encontrarlo y matarlo", explica el autor principal, Ya-Chi Ho. "Es muy difícil estudiar estas células: solo una de cada millón de linfocitos T CD4 tiene VIH infeccioso -señala-. Son como dientes de león escondidos en el césped, imposibles de encontrar en la hierba, pero de repente pueden aparecer como flores amarillas".

Sin embargo, el equipo de Yale ha desarrollado una forma de encontrar estas células infectadas ocultas y también una forma potencial de controlar la propagación viral.

El equipo de Ho tomó células de pacientes con VIH que habían recibido terapia antirretroviral. Los científicos activaron el virus en los linfocitos T en una placa de laboratorio y utilizaron sondas fluorescentes para etiquetar el ARN viral que identifica las células infectadas.

Luego eliminaron estas células raras infectadas por el VIH y estudiaron células individuales en alta resolución. Este método, llamado HIV SortSeq, permitió a los investigadores rastrear la interacción entre el ARN del huésped y el virus dentro de las células individuales.

Descubrieron que el VIH esencialmente secuestra genes que permiten que los linfocitos T sobrevivan. Curiosamente, el VIH trabaja para promover la expresión de genes implicados en el cáncer. Esencialmente, el VIH arrebata el control de la activación de estos genes cancerosos de las células huésped. Aunque este proceso no causa cáncer en los linfocitos T, los investigadores explocan que el proceso puede ayudar a que proliferen estos linfocitos T que albergan el VIH.

La comprensión de estos procesos podría ayudar a los científicos a desarrollar nuevas formas de controlar la infección por VIH, concluyen los investigadores.