Nuevos biomarcadores de la esclerosis lateral amiotrófica podrían ser dianas farmacológicas (Neurobiol Dis)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Chicago (Estados Unidos) han descrito poblaciones de neuronas y células asociadas en la médula espinal que pueden funcionar como biomarcadores útiles para un diagnóstico más temprano.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa que tiene un llamado 'inicio focal', donde se produce un progresiva parálisis a medida que las neuronas motoras de la médula espinal y el cerebro mueren. Su diagnóstico temprano no ha sido posible debido a la falta de biomarcadores conocidos indicativos de ELA, pero los científicos creen que los cambios celulares que se producen dentro de las neuronas espinales podrían resultar útiles para hacer un diagnóstico más temprano.

"La enfermedad no tiene un tratamiento efectivo para detener su progresión y solo hay dos medicamentos que pueden prolongar la supervivencia unos pocos meses. Por lo tanto, las nuevas dianas farmacológicas, especialmente aquellas sobre las que se podría actuar en las etapas más tempranas de la enfermedad, son muy necesarias" ha explicado Fei Song.

Los investigadores, cuyos hallazgos han sido publicados en Neurobiology of Disease, encontraron que los pacientes con ELA de inicio focal tenían diferentes tipos de neuronas en áreas de la médula espinal que están menos afectadas por la enfermedad, en comparación con los pacientes sin trastornos neurológicos. También encontraron que las neuronas espinales en las regiones menos afectadas de los pacientes que murieron de ELA de inicio focal se asociaron a células de la microglía y astrocitos.

"Encontramos un subtipo nuevo y único de neuronas motoras en estos pacientes que nunca se habían observado", explica Song. "Ahora que hemos identificado nuevos subtipos de neuronas motoras y microgliales presentes en pacientes con ELA, podemos comenzar a estudiar las funciones que contribuyen a la progresión de la enfermedad".