Nuevo procedimiento de terapia génica que desarrolla músculo probado en ratones (Sci Adv)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (Estados Unidos) han descubierto que un procedimiento terapia génica probado en ratones ayudó a desarrollar fuerza y masa muscular rápidamente de forma significativa, al tiempo que reducía la gravedad de la artrosis. También previno la obesidad, incluso cuando los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas, según publican en Science Advances.

El ejercicio y la fisioterapia a menudo se recomiendan para ayudar a las personas con artritis. Ambos pueden fortalecer los músculos, un beneficio que también puede reducir el dolor en las articulaciones, pero desarrollar masa muscular y fuerza puede llevar muchos meses y ser difícil frente al dolor en las articulaciones causado por la artrosis, particularmente en personas mayores con sobrepeso.

Sin embargo, el nuevo estudio sugiere que la terapia génica, probada en ratones, que desarrolla músculo y reduce la grasa algún día podría ayudar a esos pacientes.

La investigación muestra que la terapia génica ayudó a desarrollar una masa muscular significativa rápidamente y redujo la gravedad de la artrosis en los ratones, a pesar de que no hicieron más ejercicio. La terapia también evitó la obesidad, incluso cuando los ratones comieron una dieta extremadamente alta en grasas.

"La obesidad es el factor de riesgo más común para la artrosis", señala el investigador principal Farshid Guilak. "Tener exceso de peso puede dificultar la capacidad de una persona para hacer ejercicio y beneficiarse plenamente de la fisioterapia. Hemos identificado aquí una forma de utilizar la terapia génica para desarrollar músculo rápidamente -prosigue-. Tuvo un profundo efecto en los ratones y mantuvo su peso bajo control, lo que sugiere una un enfoque similar puede ser efectivo contra la artrosis, particularmente en casos de obesidad mórbida".

Con el primer autor del artículo, Ruhang Tang, administraron a ratones de 8 semanas de edad una sola inyección de un virus que portaba el gen de la folistatina. El gen funciona bloqueando la actividad de una proteína en el músculo que mantiene el crecimiento muscular bajo control. Esto permitió a los ratones ganar masa muscular sin hacer más ejercicio de lo habitual.

Incluso sin ejercicio adicional, y mientras continuaban comiendo una dieta alta en grasas, la masa muscular de estos "super-ratones" se duplicó con creces y su fuerza casi se duplicó.

Los animales también tenían menos daño de cartílago relacionado con la artrosis, un menor número de células y proteínas inflamatorias en sus articulaciones, menos problemas metabólicos y corazones y vasos sanguíneos más saludables que los compañeros de camada que no recibieron la terapia génica. También fueron significativamente menos sensibles al dolor.

Se necesitarán estudios a más largo plazo para determinar la seguridad de este tipo de terapia génica. Pero, si es segura, la estrategia podría ser particularmente beneficiosa para pacientes con otros problemas, caso de la distrofia muscular.