Nuevo método de biopsia líquida para la detección del cáncer de pulmón (Ann Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un nuevo método para determinar la secuencia de moléculas en el ADN se puede usar para detectar pequeños fragmentos de material genético canceroso en muestras de sangre de pacientes con cáncer de pulmón con un alto grado de precisión, según una nueva investigación publicada en Annals of Oncology.

Los resultados de estas biopsias líquidas en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico muestran que es posible identificar las variantes genéticas que impulsan el cáncer o lo hacen resistente al tratamiento. Esto ofrece la posibilidad de que los médicos utilicen biopsias líquidas para ayudarles a elegir el mejor tratamiento para los pacientes según la composición genética de sus tumores.

Investigadores en Estados Unidos utilizaron un método de análisis de muestras de sangre de pacientes denominado secuenciación ultra-profunda de próxima generación. Esto implica leer los fragmentos de ADN que los tumores han liberado en el torrente sanguíneo, conocido como ADN libre de células (cfDNA, por sus siglas en inglés), un promedio de 50.000 veces para garantizar la mayor precisión en la detección de variantes de cualquiera de los 37 genes comúnmente involucrados en el pulmón cáncer.

La proporción de cfDNA de los tumores es muy pequeña en comparación con cfDNA de las células no cancerosas en la sangre, por lo que es importante poder detectar las señales débiles de los tumores de cfDNA y distinguir entre esto y el ruido de fondo abrumador de todo lo demás. Para hacer esto, también se secuenciaron los glóbulos blancos de los pacientes y se usaron para filtrar las señales no cancerosas de la médula ósea, un proceso llamado "filtrado de hematopoyesis clonal". Se incorporó la información de la secuenciación ultragrande de próxima generación a un algoritmo informático recientemente desarrollado que utilizó el aprendizaje automático para separar “el trigo de la paja”.

Los investigadores del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering de Nueva York;,el Centro de Cáncer MD Anderson de Texas y el Instituto de Cáncer Dana-Farber de Boston recogieron muestras de sangre de 127 pacientes con CPNM avanzado recién diagnosticado que se había diseminado a otras partes del orgnaismo o que tuvieron metástasis recurrentes.

Hubo tres grupos de pacientes: el primero formado por 91 en los que se identificaron mutaciones genéticas que conducían el cáncer o resistentes al tratamiento a partir de una muestra de tejido tumoral; el segundo con 19 pacientes para los cuales la biopsia de tejido no había detectado ninguna de estas mutaciones; y el tercero con 17 pacientes para los que no se disponía de biopsia de tejido o era insuficiente para el análisis.

Con el fin de comparar el rendimiento de la biopsia líquida con la biopsia de tejido de manera imparcial, la biopsia líquida se probó a ciegas, sin saber lo que ya se había encontrado en la biopsia de tejido. Esto permitió a los investigadores extrapolar la utilidad de la biopsia líquida para detectar mutaciones con precisión en pacientes sin tejido adecuado para analizar.

Bob T. Li, que dirigió la investigación en nombre de el Actionable Genome Consortium, apunta que se encontró que, "de los 91 pacientes en los que la biopsia de tejido había encontrado mutaciones causantes de cáncer, el análisis de la biopsia líquida detectó 68, dando una tasa positiva verdadera del 75%. Entre los 19 pacientes sin mutaciones detectadas en la biopsia tisular, la biopsia líquida tampoco detectó ninguna mutación, lo que significa que no hubo falsos positivos y dio una tasa negativa verdadera del 100%". Este experto señala que la verdadera tasa positiva del 75% es comparable favorablemente con otros métodos digitales para detectar mutaciones conductoras del cáncer de pulmón.

Entre el tercer grupo de 17 pacientes para los cuales no se disponía de biopsia de tejido, el análisis de ADNcc detectó mutaciones que conducen al cáncer en cuatro pacientes. En un paciente, se confirmó posteriormente mediante una biopsia de tejido, mientras que los otros tres no tuvieron biopsias de tejido posteriores. De los 13 pacientes restantes, las biopsias de tejido posteriores confirmaron mutaciones en dos de ellos, mientras que los otros 11 no tuvieron biopsias posteriores.

"Nuestros resultados sugieren que la biopsia líquida puede desempeñar un papel complementario a la biopsia de tejido en el tratamiento de los cánceres de pulmón. Debido a su alta especificidad del cien por cien, lo que significa que no hubo falsos positivos, se podría realizar primero la biopsia líquida y usarse para guiar el tratamiento, especialmente cuando la biopsia de tejido puede ser inadecuada o no es factible. La advertencia es que, debido a su modesta tasa positiva verdadera del 75%, si la biopsia líquida es negativa, aún se requiere una biopsia de tejido", apunta.

Investigaciones anteriores han demostrado que la biopsia líquida se puede tomar y analizar en aproximadamente nueve días, en comparación con los 20 días para las biopsias de tejido, una diferencia de tiempo que puede ser importante para pacientes muy enfermos que pueden deteriorarse rápidamente.

Las mutaciones que impulsaron el cáncer o que lo hicieron resistente al tratamiento detectado por el tejido y las biopsias líquidas incluyeron cambios en los genes EGFR, KRAS, ALK, ROS1, BRAF, HER2, RET y MET, para los cuales existen tratamientos específicos, así como nuevos fármacos o combinaciones de medicamentos en desarrollo.

Li concluye que "la biopsia líquida es un desarrollo tecnológico prometedor que podría ayudar a mejorar la atención de los pacientes. Estamos realizando más investigaciones sobre esta nueva prueba, y estos últimos resultados son un paso en la dirección correcta para el campo de la biopsia líquida".