Nuevo enfoque potencial para luchar contra la ELA y la demencia frontotemporal (Cell Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han identificado un posible enfoque que puede ser prometedor para detener la destrucción de las células nerviosas en pacienes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y demencia frontotemporal (DFT).

La ELA ataca las células nerviosas del cuerpo, lo que da lugar a debilidad muscular progresiva a medida que las neuronas degeneran con el tiempo. Las personas con ELA eventualmente pierden su fuerza y la capacidad de mover los brazos, las piernas y el cuerpo.

Aproximadamente un tercio de las personas con ELA también desarrollan DFT, una destrucción de neuronas en el cerebro que causa cambios profundos en la personalidad y discapacidad. Las dos enfermedades son similares tanto en patología como en genética. La DFT tiende a afectar a las personas antes que la enfermedad de Alzheimer, el tipo más común de demencia.

Para la mayoría de las personas con ELA y DFT, los depósitos de una proteína llamada TDP-43 se acumulan en las células nerviosas. La acumulación de esta proteína puede ser responsable de la muerte de las células nerviosas en estas patologías. Entender exactamente cómo y por qué sucede esto es el objetivo de este equipo de investigadores.

Sus hallazgos preclínicos más recientes, publicados en Cell Reports, señalan una estructura dentro de la proteína TDP43 que es crítica para la función de esta proteína y su capacidad para causar la muerte de las células nerviosas. En el proceso, descubrieron una pista potencial para detener la destrucción de las células nerviosas.

Al manipular la estructura de la proteína, determinaron que la unión del ARN es fundamental para mantener la estabilidad, función y toxicidad de TDP43en los modelos de la enfermedad. La función principal del ARN es traducir las instrucciones moleculares del ADN para construir proteínas. Para que el ARN se traduzca en proteína, tiene que ser procesado correctamente, y tiene que durar lo suficiente para ser traducido. Normalmente, TDP43 ayuda a regular tanto el procesamiento como la estabilidad del ARN.

El equipo de demostró que cuando hay demasiado TDP43, el ARN se desestabiliza. Los ARN más afectados estaban involucrados en la producción de energía y proteínas, dos vías que las células nerviosas necesitan para sobrevivir. Encontraron un patrón idéntico en las células de los pacientes de ELA, lo que sugiere que TDP43 podría ser el responsable.

Debido a que la estructura de la proteína es crucial para la función, se preguntaron si podrían alterar la función de TDP43 al cambiar su estructura. Al introducir mutaciones específicas, interrumpieron una interacción entre dos partes de la proteína necesaria para la unión del ARN, creando versiones de TDP43 incapaces de unirse al ARN. Inesperadamente, encontraron que cuando TDP43 no puede unirse al ARN, se degrada rápidamente, lo que los lleva a creer que estas versiones de TDP43 no serían tan letales para las células nerviosas.