Nuevo enfoque para la detección temprana del cáncer (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos dirigidos por Daniel De Carvalho, del Centro de Cáncer Princesa Margarita de Toronto (Canadá), han combinado la biopsia líquida, alteraciones epigenéticas y aprendizaje automático para desarrollar un análisis de sangre para detectar y clasificar el cáncer en sus primeras etapas.

Los resultados, publicados en Nature, describen no solo una forma de detectar el cáncer, sino que prometen ser capaces de detectarlo precozmente, cuando sea más fácil de tratar y mucho antes de que aparezcan los síntomas, señala De Carvalho.

"Estamos muy emocionados en esta etapa -afirma-. Un problema importante en el cáncer es cómo detectarlo temprano. Ha sido un problema de buscar una 'aguja en un pajar', de cómo encontrar esa mutación específica de cáncer en la sangre, una entre mil millones, especialmente en etapas precoces, donde la cantidad de ADN tumoral en la sangre es mínima".

Al perfilar las alteraciones epigenéticas en lugar de las mutaciones, el equipo pudo identificar miles de modificaciones únicas para cada tipo de cáncer. Luego, utilizando un enfoque de grandes datos, aplicaron el aprendizaje automático para crear clasificadores capaces de identificar la presencia de ADN derivado del cáncer en muestras de sangre y determinar qué tipo de cáncer es. Básicamente, esto convierte el problema de 'una aguja en un pajar' en un 'millar de agujas en un pajar' más fácil de solucionar, donde el ordenador solo necesita encontrar algunas agujas para definir qué pajar tiene agujas.

Los científicos rastrearon el origen y el tipo de cáncer comparando 300 muestras de tumores de pacientes de siete sitios de la enfermedad (pulmón, páncreas, colorrectal, mama, leucemia, vejiga y riñón) y muestras de donantes sanos con el análisis de ADN libre de células que circula en el plasma sanguíneo. En cada muestra, el ADN plasmático flotante coincidía con el ADN del tumor. Desde entonces, el equipo ha ampliado la investigación y ahora ha perfilado y emparejado con éxito más de 700 muestras de tumores y sangre de más tipos de cáncer.

Más allá del laboratorio, los próximos pasos para validar aún más este enfoque incluyen el análisis de datos de estudios de investigación de salud de grandes poblaciones que ya están en marcha en varios países, donde se recolectaron muestras de sangre de meses a años antes del diagnóstico de cáncer. Luego, el enfoque deberá validarse en última instancia en estudios prospectivos para la detección del cáncer.