Nuevo documento internacional de consenso para tratar la apnea del sueño

  • Olga Fernández Castro

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha lanzado un nuevo documento internacional de consenso sobre la apnea obstructiva del sueño para mejorar el diagnóstico y tratamiento de uno de los trastornos del sueño más prevalentes.

Este documento, en el que han participado expertos de 17 sociedades científicas y 56 especialistas de distintos países, incluye una serie de guías clínicas para ayudar a los profesionales de la salud a tomar las mejores decisiones en la asistencia a los pacientes adultos. Incluye cambios en la nomenclatura: introduce el término “obstructiva” para diferenciarla de la apnea central del sueño y elimina la palabra “síndrome” con respecto a documentos anteriores.

“Además se ha cambiado la definición, que era un poco vaga y difícil de entender, y hay importantes cambios en el tratamiento y en los algoritmos diagnósticos, ya que se incluye uno para Atención Primaria y otro para las unidades del sueño”, apunta para Univadis España la doctora Olga Mediano, neumóloga de SEPAR, primera autora del documento internacional de consenso y coordinadora del año 2022 de las Unidades de Cuidados Respiratorios Intermedios (UCRIS).

Diagnóstico en Atención Primaria

El documento establece que todos los niveles asistenciales deben estar implicados en el manejo de esta patología, una enfermedad que se caracteriza por una oclusión total o parcial de la vía aérea superior de los pacientes durante el sueño y que ocasiona que la respiración se detenga durante unos segundos. Estas apneas, que producen hipoxia y fragmentación del sueño, aumentan el riesgo de sufrir accidentes de tráfico o laborales, producen un impacto en la salud cardiovascular y favorecen la hipertensión arterial mal controlada o resistente.

Por eso, uno de los objetivos es aumentar el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño en Atención Primaria, un nivel asistencial donde existe un importante infradiagnóstico. “La gran mayoría de los pacientes con apnea obstructiva del sueño están sin diagnosticar, de hecho, los que tenemos diagnosticados son los pacientes más graves, es decir, los que presentan más síntomas”, señala Olga Mediano. Según explica la neumóloga, muchas de las personas que padecen este trastorno del sueño ni siquiera acuden al médico porque no lo consideran una enfermedad.

“El otro gran problema es que antes se tenía una percepción del paciente con apnea obstructiva del sueño muy estanca: varón obeso de edad media que se quedaba dormido en la sala de espera. Sin embargo, hay muchos otros perfiles de pacientes con apnea obstructiva del sueño: delgados, mujeres… El sueño tiene un perfil heterogéneo y hay que conocer todos los perfiles”, explica Mediano. A todo esto hay que añadir las dificultades que existen para realizar un estudio del sueño a todas las personas. Algo que también intenta corregir el nuevo documento de consenso: “El paso que hemos dado es el de involucrar al médico de primaria con estudios súper simplificados para llegar a más personas”, aclara. Para ello, el centro de primaria debe estar vinculado con una unidad del sueño.

“El estudio súper simplificado consiste en un equipo que se entrega al paciente para que se lo lleve a casa y duerma conectado al mismo. Este registra las apneas que hace el paciente durante la noche y el nivel de oxígeno. Al día siguiente devuelve el equipo y se descargan los datos en un ordenador que tiene un programa que analiza las pausas respiratorias que el paciente ha tenido durante la noche. De forma automática da una serie de valores que si están muy alterados, tal y como dice el documento, son diagnósticos de apnea obstructiva del sueño. Una vez diagnosticado el paciente en primaria se remite a la unidad de sueño para que valoren el tratamiento”, explica la neumóloga.

Diferentes tratamientos

Desde el punto de vista terapéutico, también incluye cambios en su abordaje. Hasta ahora muchos documentos de consenso y guías clínicas se centraban en proponer o no el uso de la CPAP, una técnica que consiste en proporcionar al paciente un flujo de aire de forma continua mediante un equipo para ayudarle a mantener la vía abierta y que esta no se obstruya durante el sueño. “Sin embargo, el manejo del paciente en este documento es mucho más transversal. Lo que cambia con respecto al tratamiento es la filosofía, no es un único tipo de tratamiento, sino que se tienen en cuenta otras opciones terapéuticas”, apunta Olga Mediano.

En primer lugar, se deben ofrecer los tratamientos para la apnea obstructiva del sueño reversible. Es decir, tratar las patologías que la provocan y que son reversibles, como el sobrepeso o la obesidad; el abuso excesivo de alcohol; las amígdalas hipertróficas o alteraciones dento-faciales graves, para las que se puede ofrecer cirugía; o el reflujo gastroesofágico o el hipotiroidismo, también ambas patologías tratables. “Por ejemplo, la causa fundamental de la apnea del sueño es la obesidad. Si conseguimos que el paciente pierda peso, puede llegar a desaparecer la apnea obstructiva del sueño. ¿Qué dice el documento? Pues que hay que intentar realizar estrategias intensivas de dieta, ejercicio físico, etc. Y si eso no es suficiente, habría que plantearse la utilización de fármacos o incluso la cirugía bariátrica”, explica Mediano.

“Si no existe un tratamiento definitivo se insiste mucho en que a todos los pacientes se les apliquen medidas de higiene y de sueño, y luego valorar todas las opciones terapéuticas que en alguna ocasión podrían ser varias a la vez”, explica la neumóloga. Hay que tener en cuenta que existen diferentes disciplinas médicas que pueden intervenir en el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño: otorrinolaringólogos, cirujanos maxilofaciales, dentistas, cardiólogos, neurofisiólogos, etc. 

Con motivo de este documento se ha creado una página web que permitirá mantener el documento actualizado de forma constante, y que recoge toda la información relativa al mismo.