Nuevas pistas para mejorar la inmunoterapia contra el cáncer (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (Estados Unidos) revela una nueva forma de inmunoterapia contra el cáncer, que podría conducir al desarrollo de mejores vacunas y e inhibidores de punto de control, según publican en Nature.

"La inmunoterapia representa una promesa tremenda para el tratamiento del cáncer, pero aún no hemos encontrado una forma de hacerla ampliamente efectiva -señala el autor principal, Robert D. Schreiber-. Todavía no funciona para muchos pacientes, particularmente para los cánceres comunes, como el de mama o próstata. Queremos entender por qué no son efectivos en estos casos para poder hacer mejores terapias. Nuestra investigación sugiere que es probable que la inmunoterapia sea más eficaz cuando se usa una vacuna junto con inhibidores de punto de control".

"Este estudio revela por primera vez que los linfocitos T auxiliares son esenciales en la inmunoterapia del cáncer", señala Schreiber. "La activación de las células T asesinas por sí sola no es suficiente. Para funcionar mejor para todos los pacientes, creemos que las vacunas contra el cáncer y los medicamentos de inmunoterapia eficaces deben activar tanto las células T asesinas como las auxiliares", añade.

Las vacunas actuales contra el cáncer y las terapias de punto de control inmunitario están diseñadas con una sólida comprensión de un grupo de genes, llamados genes MHC de clase I, que activan las células T asesinas.

El nuevo estudio profundiza en otro grupo de genes, llamado MHC de clase II, que activan las células T auxiliares. La investigación revela formas de aprovechar el conocimiento de estos dos componentes importantes del sistema inmune para identificar de manera más efectiva los tumores como peligrosos, de modo que las células T auxiliares y asesinas puedan trabajar juntas para eliminar el cáncer y preservar tejidos sanos.