Nuevas esperanzas para los pacientes con enfermedades autoinmunes (Nat Biomed Engin)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Utah Health (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo enfoque que se centra en las células inmunitarias que funcionan mal en las enfermedades autoinmunes, mientras dejan las células inmunitarias normales en su lugar. Los resultados de su trabajo se publican en Nature Biomedical Engineering.

"Realmente estamos tomando el tratamiento para la enfermedad autoinmune en una nueva dirección", explica el autor Mingnan Chen. "Esta es la primera vez que alguien observa las células programadas de la proteína de la muerte celular (PD-1) como una diana para desarrollar terapias para la enfermedad autoinmune", añade.

El equipo probó el tratamiento en un modelo de ratón que imita la diabetes tipo 1. Los investigadores encontraron que el tratamiento retrasó la aparición de diabetes en ratones (29 semanas de edad en comparación con 19 semanas de edad para los roedores tratados con control).

Además, el tratamiento también se aplicó a un modelo de esclerosis múltiple de ratón (encefalomielitis autoinmune experimental). No solo el tratamiento detuvo la progresión de la discapacidad en los seis ratones de este modelo, sino que los animales recuperaron la capacidad de caminar. El equipo vigiló a los ratones durante 25 días después del tratamiento y descubrió que la parálisis no regresó.

Las enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1 y la esclerosis múltiple, surgen cuando las células inmunitarias del cuerpo se atacan a sí mismas. Los tratamientos actuales eliminan estas células inmunitarias defectuosas, pero también destruyen las células inmunitarias normales y protectoras, dejando a los pacientes susceptibles a la deficiencia inmunológica y las infecciones oportunistas.

En un sistema inmunitario que funciona normalmente, las células que expresan PD-1, incluidas las células inmunitarias (linfocitos B y T), contienen un mecanismo que actúa como un punto de control que evita que el ciclo se ataque a sí mismo. En las personas con enfermedad autoinmune, estas células, de alguna manera, escapan del punto de control y el sistema inmunitario permanece en estado de alerta, atacando a las células del cuerpo.

"Queríamos apuntar a las células que expresan PD-1 -detalla Peng Zhao, primer autor del artículo-. Al usar este método, podemos evitar la inmunodeficiencia a largo plazo causada por tratamientos comunes para enfermedades autoinmunes".

Chen y su equipo diseñaron una molécula para agotar las células malintencionadas del cuerpo que expresan PD-1. La molécula diseñada consta de tres partes: un fragmento de anticuerpo anti-PD-1 (antiPD-1), una toxina (exotoxina de Pseudomonas) y un aglutinante (dominio de unión a la albúmina). El fragmento de anticuerpo actúa como una clave que se une y obtiene acceso a las células que expresan PD-1; la proteína toxina mata la célula y el aglutinante permite que la molécula diseñada circule en el cuerpo durante más tiempo.

En esencia, Chen y su equipo desarrollaron un tratamiento que destruye las células inmunitarias defectuosas para desactivar la respuesta inmunitaria hiperactiva. Desafiaron al sistema inmunitario de los ratones para determinar si el tratamiento tuvo un efecto negativo en el sistema inmunitario sano y observaron que los ratones en cada modelo montaron una respuesta inmunitaria normal.

La terapia experimental hasta ahora es específica para ratones y actualmente los autores están desarrollando terapias aplicables a los humanos. "Para hacer terapias similares para las personas, tendríamos que encontrar el anticuerpo humano anti-PD-1, como el anticuerpo anti-PD-1 de ratón", dice Chen. "Si podemos generar la versión humana de la terapéutica, creo que podríamos tener un gran impacto en el tratamiento de enfermedades autoinmunes", añade.