Nueva técnica con uso de la voz para evaluar nódulos tiroideos

  • M. Alexander Otto, PA, MMS

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una técnica de elastografía en fase de investigación para evaluar nódulos tiroideos mientras los individuos utilizan su voz podría mejorar la detección de tumores malignos, que a veces se pasan por alto con ecografía y biopsia mediante aspiración con aguja fija, afirman investigadores franceses. Sin embargo, aún no se ha evaluado para la detección de cáncer.[1]

La nueva estrategia implica sostener una sonda de ecografía lineal en la garganta del paciente, al que luego se le pide que vocalice un sonido ("eee") a 150 Hz. Un altavoz reproduce un sonido de 150 Hz para orientar al paciente.

Las vibraciones vocales generadas, llamadas ondas de corte, son detectadas por la sonda a medida que pasan a través de la glándula tiroides. El software que los investigadores desarrollaron calcula la velocidad de las ondas de corte, que se mueven más rápido a través del tejido más rígido. El software produce un mapa de rigidez que luego se superpone a la imagen de la tiroides en escala de grises (modo B) de la ecografía.

El tejido canceroso es más rígido que el tejido sano y los nódulos benignos, de manera que las ondas de corte pasan a través del mismo con más rapidez, explicaron los investigadores. Las áreas de rigidez particular que son reveladas por la prueba representan un problema.

El estudio fue publicado el 12 de enero en la versión electrónica de Applied Physics Letters.

La nueva estrategia es un método no cruento que "reduciría el estrés de los pacientes durante los exámenes médicos. Cantar durante un examen médico tal vez ayude a liberar todavía más algo de la tensión nerviosa", manifestó en un comunicado de prensa el investigador principal, Steve Beuve, Ph. D., de la Université de Tours, en Tours, Francia.[2] El principal beneficio de esta técnica consiste en ser "rápida y fácil", añadió.

La adquisición de datos tarda aproximadamente un segundo y no se requiere ningún equipo especializado. Las imágenes pueden generarse mediante un equipo de ecografía Doppler a una velocidad de marcos ultrarrápida para rastrear las ondas de corte. El programa del ordenador automáticamente calcula la velocidad de onda a través de diversas partes de la glándula tiroides.

La técnica, denominada elastografía pasiva vocal, aún no se ha evaluado para ver cómo de bien distingue los nódulos tiroideos cancerosos de los benignos.

"Queremos cooperar con los médicos para proponer protocolos que verifiquen la relevancia de la elastografía pasiva vocal", destacó Beuve.

Dado que en la actualidad no se dispone de datos sobre la precisión de la elastografía pasiva vocal para diagnosticar nódulos malignos, no es posible comentar sobre su potencial utilidad, comentó a Medscape Noticias Médicas la Dra. Aya Kamaya, profesora de radiología en el Stanford University Medical Center, en Stanford, Estados Unidos.

La elastografía con ecografía para el diagnóstico de enfermedades tiroideas se ha estado desarrolando durante años. Se han publicado más de 100 estudios en la literatura médica desde el año 2005. Se dispone en el mercado de varios dispositivos, pero por ahora, la elastografía para los nódulos tiroideos aún sigue en fase de investigación, destacó.

Otra experta, a la que se abordó para un comentario, se mostró más crítica.

La Dra. Lisa Orloff, profesora y directora de cirugía endocrina de cabeza y cuello en Stanford, quien también es directora del programa de tumores tiroideos de Stanford, señaló que en general "la elastografía no ha atraído más interés en la evaluación de la glándula tiroides hasta el momento, porque no parece reducir la necesidad de aspiración de nódulos sospechosos con aguja fina en la ecografía de escala de grises solo, sin elastografía".

En cuanto al estudio francés, destacó: "Si bien la voz podría ser una fuente de onda de corte conveniente, soy muy escéptica en muchos niveles. Tengo la impresión de que este es un concepto basado en laboratorio y que está lleno de factores de confusión para intentar su aplicación en el mundo real".

"Una inquietud es que la glándula tiroides y la rigidez del nódulo se vean afectadas por factores como bocio subyacente, enfermedades autoinmunitarias, contenido líquido de nódulos, calcificaciones y otras variables que pueden estar presentes en trastornos benignos o malignos. Y hay muchas variables que afectarían la capacidad (o incapacidad) de un paciente individual para vocalizar a una frecuencia de 150 Hz", añadió la Dra. Orloff.

La elastografía pasiva vocal es una extensión de la elastografía pasiva que extrae datos de elasticidad de las vibraciones naturales causadas por el corazón, la pulsatilidad de la sangre y la actividad muscular, explicaron los autores. El equipo recurrió a la vocalización a 150 Hz en parte para superar el ruido de fondo fisiológico en la glándula tiroides por la pulsación carotídea a cerca de 1 a 10 Hz.

El grupo está explorando vocalizaciones a otras frecuencias, y trabaja para mejorar la interfaz del programa computacional. También explora la elastografía pasiva vocal para otros órganos, incluido el cerebro.

No se comunicó la fuente de financiación para el estudio ni las relaciones económicas pertinentes de los autores.

Esta noticia fue publicada originalmente en Medscape.com y adaptada para Medscape en español, parte de la Red Profesional.