Nueva herramienta para diagnosticar y evaluar la gravedad de la sarcopenia

  • Iole Ferrara Romeo, PhD
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La sarcopenia es una enfermedad degenerativa caracterizada por la pérdida progresiva de masa muscular esquelética y disminución de fuerza y rendimiento físico, que afecta especialmente a las personas de mayor edad. 

En colaboración con expertos de otras instituciones, investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) han desarrollado una nueva herramienta para evaluar la presencia y la gravedad de esta insuficiencia muscular. En el trabajo, publicado en RMD Open, han participado científicos de la Universidad de Génova, la Fundación Puigvert, la Universidad de Oslo y la de Copenhague.

El estudio proporciona un sistema de evaluación de la calidad muscular basado en ecografías de ultrasonidos musculoesqueléticos. Es la primera vez que se utiliza un método de imagen para evaluar la calidad muscular, un factor esencial en la enfermedad. Según declaraciones de los investigadores en nota de prensa, estos resultados podrían ser útiles “tanto para fines diagnósticos, como para el seguimiento de pacientes en la práctica clínica y ensayos clínicos”.

Una técnica poco invasiva y de bajo coste

Una característica clave de la sarcopenia es el deterioro en la cantidad y calidad muscular, que empeora la calidad de vida de los pacientes y que está asociada a enfermedades cardiorrespiratorias, así como a un aumento del riesgo y la prolongación del ingreso hospitalario. Ingrid Möller, investigadora de la UB y el Instituto Poal de Reumatologia y primera firmante del artículo, explica en nota de prensa que actualmente “en la mayoría de los casos, el diagnóstico y la evolución de la enfermedad se miden mediante test funcionales o encuestas a los pacientes sobre aspectos como caídas, sensación de debilidad, lentitud al caminar, dificultad para levantarse de una silla o pérdida de peso”.

En este contexto, las técnicas de imagen tienen un papel crítico en la evaluación objetiva de los pacientes sarcopénicos. Sin embargo, la mayoría de ellas, como la resonancia magnética o la tomografía computarizada , se centran en la cantidad muscular. “Estas técnicas muestran la cantidad de músculo, pero la calidad muscular —que es un término relativamente nuevo— es más importante, ya que la cantidad es muy variable por diferentes factores, como por ejemplo la edad o la altura”, destaca la investigadora.

En la actualidad no hay un consenso universal sobre los métodos de evaluación adecuados de la calidad muscular en la práctica clínica habitual. Los autores de este estudio proponen el uso de la ecografía de ultrasonidos musculoesqueléticos, ya que es una técnica capaz de mostrar la textura muscular y aquellos cambios en aspectos micro y macroscópicos de la arquitectura y composición muscular que provocan la sarcopenia. Además, a diferencia de otras técnicas de imagen, es una prueba inocua para los/las pacientes y de bajo coste.  

Método validado con mediciones anatómicas e histológicas

Para confirmar la validez diagnóstica de esta nueva herramienta, los autores se han valido de muestras anatómicas e histológicas. En particular, han evaluado un músculo de la extremidad inferior (recto femoral) y uno de la extremidad superior (bíceps braquial) de diez cadáveres de donantes de entre 68 y 91 años. Dos investigadores han evaluado y puntuado cualitativamente la gravedad de la degeneración muscular a partir de imágenes de ultrasonidos y, posteriormente, han comparado los resultados con la evaluación anatómica e histológica.

Según comentan los investigadores en nota de prensa, esta metodología es una de las “fortalezas del estudio, ya que permite la comparación directa entre las imágenes y las mediciones clínicas de la calidad muscular”.

El reto de la aplicación clínica

En la actualidad, la nueva herramienta todavía no está validada clínicamente. Por eso, el próximo reto para los investigadores es probar su valor añadido en el seguimiento a largo plazo de los pacientes con sarcopenia, así como su aplicación en ensayos clínicos relacionados con la enfermedad.

Según explica Möller, el equipo de la Universidad de Copenhague va a aplicar la nueva herramienta en una cohorte de pacientes para valorar su aplicación en el pronóstico. “Creemos que el nuevo método funciona muy bien sobre diagnósticos, pero tanto esta aplicación como su posible valor pronóstico han de ser corroborados en estudios longitudinales con pacientes”, explica la investigadora. 

Potencial aplicación para otras enfermedades

La calidad muscular es un factor importante también en otras enfermedades musculares. Según destacan los investigadores, la ecografía de ultrasonidos musculoesqueléticos podría tener aplicación también en otros trastornos e incluso en la rehabilitación de deportistas, ya que permitirá ahondar en el conocimiento de la calidad muscular y sus variaciones en diferentes condiciones patológicas. “Es el punto de partida en un ámbito en el que no hay ninguna prueba similar, por lo que creemos que el uso de esta herramienta se irá extendiendo tanto en la sarcopenia como en otras enfermedades”, concluye en nota de prensa Möller.