Nueva guía sobre el diagnóstico y el tratamiento del esófago de Barrett

  • Dawn O'Shea

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El  Colegio Estadounidense de Gastroenterología ha publicado una nueva guía sobre el diagnóstico y el tratamiento del esófago de Barrett.

Entre los cambios importantes con respecto a las recomendaciones anteriores se incluye una ampliación de las modalidades de cribado aceptables y de los intervalos de vigilancia del esófago de Barrett de segmento corto.

Las recomendaciones clave son las siguientes:

Diagnóstico

  • Para establecer el diagnóstico se requiere metaplasia intestinal en el esófago tubular y una longitud de la mucosa cilíndrica ≥1 cm.
  • No se requiere una biopsia endoscópica de rutina para los pacientes con una línea Z de apariencia normal o una línea Z con <1 cm de desplazamiento proximal.

Cribado

  • Se recomienda una endoscopia de cribado única en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico crónica y con ≥3 factores de riesgo para esófago de Barrett.
  • Pueden utilizarse dispositivos de cápsula tragable con un biomarcador.

Tratamiento no quirúrgico

  • Tratamiento con un inhibidor de la bomba de protones al menos diario cuando no esté contraindicado.
  • No se recomienda la combinación de ácido acetilsalicílico con inhibidores de la bomba de protones.
  • No debe utilizarse cirugía antineoplásica.

Endoscopia

  • Se aconseja la terapia de erradicación endoscópica para los pacientes con displasia de alto grado o cáncer intramucoso.
  • Se recomienda resecar las lesiones visibles antes de aplicar la terapia ablativa.

Vigilancia

  • Se recomienda tanto la luz blanca como la cromoendoscopia.
  • Los intervalos se deciden según el grado de displasia en las biopsias.
  • Hay que considerar la longitud del segmento de esófago de Barrett al decidir los intervalos. Los intervalos más largos se reservan para los segmentos <3 cm.

Quimioprevención

  • No se incluyen recomendaciones sobre el uso de quimioprevención o biomarcadores en la práctica sistemática.

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis UK.